Ilusiones perdidas y encontradas

Lo que perdi es el comentario entero que habia empezado el viernes pasado. Estaba aqui en el diario y por no salvar “cada dos minutos” en esta maldita paginadora, apareció la temida ventanita que dice simplemente “ERROR”. El comentario era sobre Gary Winogrand y su libro WINOGRAND 1964. Lo había estado hojeando de nuevo y […]

Ver Nota

Mapas privados

¿En qué estaba? Ahh! si, en aprender de los maestros. Falta media hora para el brindis de Noche Buena aqui en la fábrica de noticias. Tengo un rato para rejuntar las cosas que estaba pensando hasta hace un ratito nomás y soltarles algún texto inútil, algunas buenas fotos, un par de links, una cita.

Ver Nota

Sueño con listas de sueños

Voy a comenzar una lista de la lavandería. Dos calzones, cuatro pares de medias, sábanas, fundas….. No!. Una lista de la lavandería para mi es un sumario sin orden de jerarquias de las cosas que quiero hacer, o que hice, o que no hice. Las ilusiones, los fracasos, los errores. Sobre todo éstos últimos. Me […]

Ver Nota

El pelo y el huevo

En sus inicios, la fotografia imitaba a la pintura, pero con una limitación insalvable que la convertía en una raquítica parodia de su hermana mayor: la falta de color. Asi que la pintura respiraba tranquila y se despatarraba en su trono mientras los ignorantes fotógrafos intentaban vanamente ser reconocidos como artistas. Encima las fotos no […]

Ver Nota

Para mostrarle a la abuela

Alicia estaba sentada sobre una roca y no comprendía qué clase de animal le estaba presentando El Grifo. Dio vuelta la cabeza y desvió la mirada. Pensó por un instante en el mundo que había dejado atrás (o arriba, para ser más exactos). No pudo contener una lágrima de nostalgia. Mientras tanto, la Falsa Tortuga […]

Ver Nota

Buenas mentiras

A mi cuando era chiquito me enseñaron que la fotografia de moda no es “documental”. Y en alguna parte leí que las primeras fotografías de modas eran documentales por el sencillo detalle de que quienes lucían los vestidos eran las dueñas de los mismos. Ergo, eran documentos de esas señoras poseedoras de los malditos vestidos. […]

Ver Nota