El adorno es todo

Los adornos están en todas partes. Aún aquellos objetos que consideramos «funcionales puros» en algún momento de su vida se convertirán en adornos. Queridos u odiados, es muy difícil desprenderse de ellos!.

Ver Nota