¿Por qué copiamos?

Lunes de tapas. No puedo escribir porque a Félix se le ocurre sentarse en el teclado a cada rato! Recién, estaba mirando mi “biblia de tapas” y caí en en la que les colgué aca arriba.

Ver Nota

Mirar al padre

“Habito mi pena, y eso me hace feliz”.  Roland Barthes Si hay algo que le falta a la fotografía es la posibilidad de modificar lo que ha sido. Uno vuelve a ver la foto de su padre, o de su madre, y no hay nada más que la perplejidad del momento capturado.

Ver Nota

Una buena foto no vende

En el pasado (ya bastante remoto), la ilusión de los editores era ver al público pasar delante del puesto de diarios, detenerse ante una de las tantas revistas en exhibición, y luego de un momento de vacilación, comprarla.

Ver Nota

Parece una foto!

Durante mucho tiempo, el mejor halago que podía recibir una foto era “parece una pintura”. Pero pasaron muchas cosas, mucha agua bajo el puente, y una cantidad agobiante de tecnología que tiene tanto peso que ya ni siquiera el autor es importante a la hora de hablar de una foto 🙁

Ver Nota

Figuritas repetidas

En el pasado, una foto podía aumentar las ventas. Los medios se afanaban por conseguir imágenes exclusivas de un evento.

Ver Nota

La otra cara del sol

Habitualmente mi vida transcurre entre la realidad en la que vivo (no todo el tiempo) y la pantalla de mi celular 3G. ES así, hay que reconocerlo.

Ver Nota

Divino tesoro

El viernes pasado me lo mostró mi amigo y colega Daniel Pessah. El armario donde Dan Winters guarda su equipo (arriba). ¿Usará todo esto realmente?

Ver Nota

Carné de identidad

  Lunes de tapas. Es la mejor manera de empezar la semana para mi, y lo he dicho ya. Me despeja de los malos augurios que siempre se recuecen en la tarde del domingo. Además, es mi vocación. Y tengo que brindar por esa suerte

Ver Nota

Sangran Sancho!

La reflexión es tan inevitable como repetida. Cada año, los agraciados con la letra R en nuestras fotos presentadas al SNF, nos hacemos la misma pregunta: ¿Por qué?

Ver Nota

Mi gato en el banquito

Se los digo así nomás. Yo, al despertar cada mañana no miro mi celular, ni mi iPad. No contesto mensajes, no wasaapeo. Yo, cuando todavía tengo los párpados medio pegados y mi sentido de realidad no se activó todavia, lo primero que hago es buscar a mis gatos.

Ver Nota