Ampliación del campo de batalla

Termina la pretemporada. Ahora si, vamos a enfrentar un nuevo escenario en la fotografía argentina actual. Más nuevo que nunca antes!. ¿Es un juego de palabras, o algo ha cambiado como para justificar esta definición?

Desde que leí en Lightbox del Time acerca de los 9 fotógrafos argentinos que usted tiene que seguir, no pude dejar de pensar que la lista obedece más bien a intereses comerciales que a una verdadera evaluación del ambiente local.

Entonces, ¿quiénes son los 9? ¿Tal vez sean 10?. ¿Ustedes qué dicen?. En todo caso, los nombrados son respetadísimos autores nacionales, y eso no se objeta (foto abajo: Alejandro Chaskielberg)

Tal vez, alguno de estos autores se lleve el gran premio del SNF del 2015. Lo tengo estudiado amigos, amigas comentaristas. Si tus fotos tienen buena exposición pública, es muy probable que entres en el santuario de los premios del Salón Nacional.

Y para continuar mi anterior temeraria afirmación con otra no menos disparatada, me atrevo a señalar que los premiados de este año serán los que logren ampliar el marco natural de la fotografía. Quiero decir: si una foto llega al Salón como resultado de una actividad colectiva en las redes sociales, es muy probable que tenga posibilidades más allá de sus méritos artísticos. Vean si no, la última presentación de Joan Fontcuberta en Barcelona a mediados del año pasado (foto encabezando este post).

Entonces, aquí va mi pronóstico (equivocado, como el del año anterior) para ganar el SNF 2015:

1) Mucha tecnología

2) Redes sociales

3). Masiva exposición pública previa

Opinen amigos, amigas. ¿Quién empieza?

Nota: El título de esta nota es el de la primera novela de Michel Houellebecq, y ha servido como inspiración para el tono escéptico y cínico del post. No está de más aclararles que la idea central de esta pequeña provocación es debatir sobre el máximo galardón de la fotografía argentina