Apropiadores de arte se solicitan

Lunes 23, una tarde rara en la redacción. Hay poca gente y el clima es muy tranquilo. Tanto que me tuve que enchufar a un sitio en internet que te pasa audio de todo tipo de ruidos, asi escribo. No hay nada que hacerle, si no tengo el «clima» de la redacción bombeando alrededor, no puedo hacer nada.

Asi las cosas, les quería contar dos temitas (tres) que me mantienen ocupado un hemisferio nomás. A saber:

El arte apropiado. ¿Vieron el resultado del premio «El fotolibro del año» de París Photo? Se anunció a fines de septiembre… Si, este blog no se caracteriza por las primicias!

Me encantó el primer premio: Holy Bible de Adam Broomberg y Oliver Chanarin  (encabezando este post)  Si se fijan en el sitio oficial de estos fotógrafos basados en Londres, verán que toda su obra se basa en fotografía apropiada. No disparan ni un cuadrito. Lo de estos pibes es cortar y pegar. Hay un trabajo que me inquietó: After Life (abajo).  Se trata de la «reutilización» de una foto que en 1979 ganó un Pulitzer, pero el autor era anónimo!. Increible lo que pasa con la fotografía, no?

Entonces, para ir al grano, les pregunto:

1. ¿Qué onda el arte apropiado?. ¿Está bueno que toda la habilidad del autor esté enfocada en su capacidad investigación, edición, y y re-re-presentación?. Más allá de que sea fotografía o no.

2. Yo, me siento un poquito «seco» les confieso. Hace un año que no hago fotos 🙂 . No estoy pinchado, para nada. Pero ya no tengo el ímpetu de otros años. Son etapas, dirá un benevolente comentarista. Estás quemado, dirá otro.

Les confieso lo que pienso: creo que a esta altura de la velada histórica, la fotografía pasó a ser «otra cosa», y yo todavía no engancho el tren. Y esta onda del arte apropiado es lo que me hizo sentir que tal vez la fotografía documental necesita este «refresh», no?  Oportunista dirá otro comentarista (que ya imagino quién es!). Y yo vuelvo a gambetear: ni es una etapa, ni estoy pinchado, ni soy oportunista.

Más allá de las bromas, me interesa saber vuestra opinión, terminar el post con ustedes, y que la nochebuena nos encuentre con las pilas recargadas… y yo, por ahora, me dedicaré a apropiarme de mis propias fotos.