Apunten a la cama

Cuando se encara un proyecto fotográfico, hay dos etapas bien definidas. La primera es cuando el tema que encaramos  “se abre” y estamos bien dispuestos a trabajar cualquier punta que se nos presente. Todas las ideas son bienvenidas y estimuladas. Para muchos es el mejor momento. Se disfruta de un clima de libertad y experimentación. Es el momento de los sueños imposibles.

La segunda parte es la más brava. Es la hora “de cerrar” filas en torno a unas pocas ideas, las que han probado atravesar críticas, contratiempos, equívocos y otras tempestades. Esta es la etapa más difícil de transitar; sobre todo al principio, cuando todavía no salimos de los sueños compartidos… y ya tenemos que empezar a trabajar en serio y en una sola dirección.

Entre estas dos grandes etapas de todo proyecto hay un sinnúmero más de pequeños procesos, vitales para el conjunto pero imperceptibles a la hora de identificar el camino por el cuál llegamos a una meta. En el caso que hoy quiero comentarles, el objetivo se cumple EN LA CAMA.

La cama es nuestra meta siempre. Ahora que lo pienso, no se me ocurre ninguna alternativa mejor para el impostergable descanso cotidiano. La cama es el artefacto de uso diario que atraviesa generaciones y generaciones, siempre igual a si misma, atractiva y acogedora. Impostergable.

EN LA CAMA es el tema del proyecto elegido por el taller FotoDoc 2011. Hace siete años que dirijo este pequeño experimento que se renueva cada mes de marzo en grupos diferentes de alumnos, deseosos de experimentar y llevar a cabo un proyecto colectivo. Esta tarde es la inauguración de la muestra, a las 19 hs en el Centro Cultural Borges, Sala 23. Los esperamos.