Arte y documento en pugna

Yo hago una obra visual. Algo que quiero mostrar. La cuelgo en el muro, «como un fusil de caza o un sombrero». Y el que pase frente a ella tendrá que hacer el trabajo de terminarla. Esto es : encontrarle al menos un significado. Si yo trabajo para que el espectador sólo interprete lo que yo quise expresar, la estoy matando (a la obra). ¿Es así?

Entonces, si veo una foto en la pared, y entiendo perfectamente de qué se trata (por ejemplo: el drama humano durante el rescate de un herido en los lamentables hechos de Boston en 2014), el acto de creación culmina ahí, y seguramente no voy a recordar esa escena por mucho tiempo. En parte porque he visto imágenes parecidas mil veces en los medios de difusión masiva. ¿Tal vez el punctum de esa foto sea el sombrero vaquero de uno de los socorristas?

De acuerdo a este razonamiento, tengo la tendencia a pensar que una foto, como documento, no es arte, porque su posibilidad de «expansión» en la mentalidad del que mira es muy limitada y su habilidad para generar preguntas, casi nula. El arte estaría en contradicción con el documento. ¿Ustedes qué piensan?

Miró las fotos de Lens, el blog de fotografía del New York Times. Uno de los más prestigiosos sitios dedicados a la foto de prensa y documental. No hay foto ahí, que no haya visto antes. Y muy a pesar de los dramas verídicos que muestra, encuentro en la factura de cada una de esas fotografías las mismas reglas que aprendí en el fotoclub cuando tenía 14 años.

Cambio y veo el proyecto de colaboración de Guabriel Rud con la obra Planta. 1976,  de León Ferrari (arriba). Me parece mucho más inteligente y conmocionante (click aquí para verla). Necesito más tiempo para verlo. Necesito saber más de León Ferrari. Necesito involucrarme más. Entonces, pienso algunas opciones y las comparto con ustedes:

1. La fotografía ha llegado a un límite

2. Los que practican la fotografía han llegado a un límite

3. Los que controlan los usos de la fotografía no quieren que se pase de un límite

4. La fotografía forma parte del campo del arte y hay que tomarla como una disciplina más. Solamente que además, es utilizada para informar (¿cada vez menos?).

5. Arte y documento no son contradictorios. Está en los ojos del observador experimentar la obra de una, otra manera. 

6. Todo depende del contexto en el que el espectador observa la fotografía. 

Foto que encabeza este post: Josh Haner /The New York Times. Ganador del Premio Pulitzer 2014 (Feature Photography)