ARTE YA!

Hoy fui a arteBA por primera vez en mi vida. Siempre lo imaginé como un espacio para la frivolidad y el exhibicionismo a cualquier costo. Un encuentro de celebrities, más que de artistas. Por eso decidí ir hoy (en cuanto abría) y no la noche de la inauguración.

Así que, como ya ven, fui «crudo», virgen!, lleno de prejuicios, y empecé a recorrer. La verdad es que se puede caminar, y hay una gran cantidad de lugares y bancos para sentarse. La mayoría de los stands son amplios, y la señalética no está mal, uno puede orientarse bastante bien.

Vi un montón de artistas jóvenes dando vueltas. No vi a ninguna celebrity. Tuve una sensación extraña entre dos tipos de obras que a mi entender se ubicaban en extremos irreconciliables. Por un lado, lo nuevo y lo no tan nuevo que cumple con la idea que uno tiene de una obra para colgar en el living. Ahí, había para elegir. Y hablo de gustos, que no de precios 😉 . En el otro extremo: grandes obras del arte contemporáneo local. Alfredo Prior, Marcia Schvartz, Liliana Porter, Kuitca, Alberto Greco, León Ferrari, Nicolás García Uriburu, Antonio Berni! etc. etc. etc.

En el medio de estos dos extremos vi mucha obra conceptual actual que me cautivó. Desde los espacios jóvenes, hasta las galerías grandes, me gustó la apuesta de exhibir estas obras que no son fáciles para el observador, y que necesitan más de una mirada para empezar a captarlas. El trabajo del mendocino Andrés Pigna en Imagen Galería es un caso. También me quedé un buen rato (hasta que se empezó a juntar gente) viendo los videos de la Bienal de Performance (auspiciado por mi patrocinador Artexarte, entre otros 🙂 )

Caí en la cuenta de que se están utilizando muchos materiales para hacer obra que son de uso cotidiano. Plantas, vajilla de cocina, pallets, diarios viejos, paredes revocadas, diversos materiales de la construcción (la obra de Martín Carrizo!), etc. etc.

El paseo me estaba gustando hasta que me topé con algunas obras, muy políticas como las de Alberto Greco y Antonio Berni en Maman. León Ferrari lo dijo una vez: el mercado tiene la capacidad de capturar y neutralizar a sus más encarnizados enemigos. Envolverlos para regalo y venderlos por cientos de miles. Tal vez tenga yo la ingenuidad de comentar este acontecimiento comercial de manera tal de llegar a otra audiencia que no es la que «choca sus hielitos» en las inauguraciones y dar a conocer obras que no se dónde deberían estar exhibidas.

Fotos. De arriba hacia abajo: Baño exclusivo para expositores. Andrés Pigna, Pablo Suárez, Marcia Schvartz (detalle de la obra «El entorno» 2014)