Buenas mentiras

A mi cuando era chiquito me enseñaron que la fotografia de moda no es «documental». Y en alguna parte leí que las primeras fotografías de modas eran documentales por el sencillo detalle de que quienes lucían los vestidos eran las dueñas de los mismos. Ergo, eran documentos de esas señoras poseedoras de los malditos vestidos.

Jaj! cómo ha cambiado todo en el curso de estos ochenta años! El gran revolucionario de la fotografía de modas fué el mítico Munkácsi, que en verdad era un reportero gráfico más inclinado a fotografiar fútbol que otra cosa. Y por esa razón se le ocurrió que las modelos bailaran, corrieran, saltaran, que movieran las patas!

Hoy ya se sabe que TODA  fotografía es documental. También sabemos  que en el preciso instante en que uno aprieta el botoncito mágico se crea «otra realidad» y si acaso se nos ocurre mostrarle la imagen resultante a alguien, ese mensaje no es más que una ficción. Una mentira!

Y los más glamorosos de los fotógrafos mentirosos son, sin duda, los fotógrafos de moda. Diez de ellos, jóvenes con ganas y con experiencia aceptaron la invitación de la boutique DAM( * ) para conmemorar su décimo aniversario. Sol Abadi, Catalina Bartolomé, Paula Cala, Gustavo Di Mario, Gisela Filc, Nora Lezano, Gustavo Sancricca, Gabriela Schevach, Tomi & Jerri, y  Chino Zavalia exponen el resultado de sus «documentadas mentiras» e inauguran, sin saberlo tal vez, una nueva página en la historia (breve historia) de la fotografía de modas en Argentina. Cómo dice Buika: «si vas a mentirme, miénteme bien».

*Desde el 11 de diciembre y hasta el 31 de enero, en Honduras 4775.