Cómo vivieron las flores hasta ahora

La que sigue, es la segunda parte de la transcripción de mi conversación con Gabriel Diaz, ganador del GPH del Salón Nacional 2015.  El jueves, publicaré la última parte del reportaje. Sigan preguntando y comentando

«El tema de las flores encontró la manera de contar a través de una metáfora. Cómo la belleza, la verdad y la luz pueden atravesar la muerte.

Todo el proceso que llevó este trabajo estuvo sostenido por la intuición y el azar. Que ocurra esto, con el revelado de las películas vencidas, la forma en que aparecían las imágenes –distorsionados los colores y las texturas-, armaban nuevas analogías y significantes que se relacionaban con el tema. Esta película estuvo guardada (“escondida”) durante mucho tiempo. Parecen flores dañadas, pero están vivas. Ese fue el motor del trabajo.

Yo estoy pensando en los niños (ahora adultos) que no conocen su identidad. Y un día se “rebelan”, un día “aparecen”. Tiene que ver con la memoria y con el ahora.

Y no sin dolor atraviesan ese proceso. Hay rincones de las fotos que no llegan a revelarse por la obsolescencia del material. Es una analogía que me sorprendió. La intuición que tenía era que había vida en el territorio más salvaje de la muerte. Había vida, había niños que atravesaban todo ese dolor. Y esta conexión con lo plástico del material, con la imagen, se fue construyendo después.

Las primeras tomas las vimos con Santiago Porter y pensamos que cada flor tenia su individualidad, su carácter único. Cada foto era un retrato. Luego me ayudaron David Fernández y Alfredo Srur y terminé de concretar la puesta en forma de mural.

Una gran inspiración para mi, por sus formas de narrar, de metaforizar con imágenes, fue el trabajo de Res “Donde están?” a fines de los 80, y “Treintamil” de Fernando Gutiérrez a principios de los 90.»

EL VIERNES 19 SERÁ LA ÚLTIMA ENTREGA DE ESTE REPORTAJE