Crudo y queso en el Salón Nacional

Estaba parado casi en el medio del círculo enorme del Salón Nacional el sábado a la tarde. Poca gente. Miré todas las obras allí expuestas (y las de abajo también). Tres o cuatro retratos, muchos paisajes y objetos encontrados, o los dos mezclados. Un panorama flojo, si no fuera por los premios y las menciones que estaban todos juntos y tenían luz propia.

Mi recorrido visual se detuvo varias veces sobre la obra premiada de Nestor Crovetto. Se ve que lo que uno no entiende es lo que más le intriga :). Pero también hay cosas que no entendemos y sin embargo no nos interesan. Este retrato me impresiona. Es un rostro vuelto sobre sí, deformado, verde, reticulado. Parece apenado por algo que no puedo percibir. Y cambia, según lo veamos de cerca, o de más lejos, como esos Cristos que venden en las santerías.  La imagen toda es una construcción que no entiendo (pero siento que debería entender!) y que Crovetto no explica (1).

Recién estaba mirando fotos de Diane Arbus. «Hay una brecha inexplicable entre la intención y el efecto». No sé si lo dijo ella o su maestra Lisette Model.

Lo cierto es que sus fotos cambiaron el rumbo de las ideas que muchos teníamos acerca de la fotografía.  Cuando ella exponía en el MoMA por primera vez, acá las fotos entraban al museo sólo para las inauguraciones. Pero es lógico que así fuera.

Diane Arbus era incomprendida por el público y la crítica en 1967. Pero en 1972 ya figuraba como gran revelación en la Bienal de Venecia.

Las fotos de Arbus y de Crovetto no tienen nada que ver entre sí, salvo el hecho de que no son comprendidas (por el público en general, me atrevo a decir).  Las primeras fueron finalmente aceptadas y canonizadas. Las segundas aún sin ser comprendidas ya están en el museo.  Las dos nos hacen preguntas y se necesita tiempo para encontrar las respuestas. Las seguimos mirando, para comprender, para volver a intentarlo.

Fotos: Nestor Crovetto. Crudo/Raw #0249 de la serie Crudo/Raw, 2015. Captura digital del sensor CMOS/Bayer (1). Diane Arbus. Mrs. T. Charlton Henry on a couch in her chesnut hill home, Philladelphia, PA. 1965