¿Cuál es tu problema?

Conozco pocos fotógrafos que sientan que la cámara es una extensión de sus manos. Nan Goldín lo decía en «Balada de la dependencia…», pero la verdad, no se le nota en las fotos. Los fotógrafos que conozco con esa gran habilidad no superan 4 de los cinco dedos de mi mano izquierda… :).

Y no los pienso nombrar. Lo cierto es que todos tenemos problemas a la hora de apretar el botoncito. O llegamos tarde, o no llevamos la cámara, o nos da miedo, o no conocemos el equipo.

La lista de dificultades es innumerable y aplastante. Acá les subo algunos «post it» de mis alumnos. Los comentarios son anónimos, por eso me tomo la libertad de publicarlos a modo de ilustración.

Mi propuesta de hoy, queridos comentaristas, es bien simple: escriban sus problemas (tiene que ser en un papelito de colores si o si!) lo escanean y me lo suben a los comentarios acá abajo. Después vemos que hacer con todo eso… Pero ya se me ocurren algunas ideas!