CUERPOS CONTROLADOS

En 1974 Michel Foucault introdujo en una de sus conferencias magistrales en Río de Janeiro, el concepto de «biopolítica». Esta palabra estaba expresando la idea de que los gobiernos son entidades vivas y no sólo jurídicas, y que tienen como uno de sus propósitos el control eficiente de la población no sólo por medio de la ideología si no también utilizando herramientas que le permitan controlar el funcionamiento mismo de los cuerpos de los individuos. 

La idea de territorio, que es la que convoca Fotográfica Bogotá 2017,  es un concepto que se va desarrollando con el correr de los días en la gran cantidad de muestras que se están inaugurando y que también lo hará con palabras cuando comience el martes próximo el ciclo teórico que ha sido programado.

Ayer estuvimos en ArtNexus, en la muestra colectiva donde el trabajo de Roger Ballen era el principal punto de atracción. La curaduría estaba centrada en los cuerpos, como parte fundante del territorio. Siete fotógrafos de los cuatro puntos cardinales del planeta distribuidos en dos enormes salas de un viejo edificio de esta ciudad.

Entre ellos se destacaba un grupo de nueve fotografías en blanco y negro de Camila Calle, de Medellín, con su trabajo «Ortopoea imaginario». Retratos de hombres sobre fondo negro. Anoche le pregunté a Camila sobre las particulares características  de sus imágenes. «Creo que en alguna vida anterior fui médico» dijo sin atreverse a desarrollar sus ideas que, por otra parte, se expresan tan bien en sus fotos.

Lo cierto es que la obra de Camila me remitió a esa idea de Foucault de una sociedad controlada hasta en su funcionamiento biológico, y que ella expresa con estas construcciones sobre los cuerpos de personas en condición de calle que acceden a ser retratadas. Huesos, instrumental de ortopedia, anticuados dispositivos atados con alambres, constituyen el material para estas imágenes que Camila prefiere llamar esculturas.

Cuerpos marginales en un territorio que los desplaza. Una chica de 26 años se atreve a cuestionar el estado de las cosas desde su trabajo como artista.