CURAR, MONTAR, GOZAR, VOLVERSE PÚBLICO

Lo dijo Boris Groys: «Es obvio que una obra individual no puede reafirmar su presencia por sí misma, forzando al espectador a que la mire. Carece de la vitalidad, energía y salud para hacerlo. En su origen, parece que la obra de arte está enferma y desamparada; para verla, los espectadores deben ser guiados hasta ella como esos visitantes son llevados por el personal del hospital a ver un paciente que está postrado»

Es entonces, según Groys, cuando aparece la figura del curador, quién viene a poner orden y armonía en el espacio vacío. El curador es el que le insufla oxígeno a la obra «enferma».


Lo cierto es que, en estos días, el curador puede ser un artista, o ser reconocido como tal. Aunque es más fácil que para un artista ser curador sea una cualidad casi natural. Un artista siempre es curador. Un curador, está por verse. A partir de estas lecturas me fui a verlo a Eduardo Médici en la Fundación ArtexArte. Eduardo es un reconocido artista argentino, y conoce la colección de la fundación al dedillo. Me di una vuelta junto a él  por las tres salas que ocupa la muestra Colección. Fotografía Contemporánea» que se inauguró la semana pasada.

Eduardo nos cuenta allí, con las insólitas interrupciones del autofocus de mi cámara movediza 😉 , de la importancia fundamental del montaje. Y de como enfrenta la sala vacía del mismo modo que una tela en blanco. Amigxs, la mesa está servida, lo que importa no son tanto los platos, como la sobremesa. No se pierdan el final!