De ahora en adelante

 

Joan Fontcuberta ha decretado la muerte del «momento decisivo». Bueno, tal vez no lo diga de una manera tan contundente. Pero si dice que el artista del futuro será aquel que, entre otras tareas, elija de entre las imágenes que otros hicieron. Y a partir de ahi, construya un mensaje. El editor es el creador, y los fotógrafos profesionales, o aficionados, u ocasionales, proveerán la materia prima para su obra. Tenemos varios ejemplos que podríamos catalogar de premonitorios. Nada más darse una vuelta por Proa y ver las obras de Sistemas, Acciones y Procesos. 1965-1975. Curada por Rodrigo Alonso.

Google Street View fue la fuente de la que se nutrió el gran Michael Wolf para su trabajo «A series of unfortunate events«, que le valió un premio en el World Press. ¿Una nueva forma de fotoperiodismo? El caso es que los cambios tecnológicos no paran y la capacidad de asimilarlos y entender los desafíos que éstos involucran -y más aún,  ponerlos en práctica, es casi imposible. Vivimos atragantados por las nuevas aplicaciones! ¿Ustedes qué piensan?

A mi, todo esto me afecta bastante. Tengo una carga adicional de ansiedad todos los días que tiene que ver con estos cambios!. No me puedo quedar tran tranquilo mientras el tren de los nuevos autores, propuestas estéticas, embrollos éticos y legales pasan por al lado de mi blog y yo apenas puedo retenerlos en la memoria. Por un tiempo creí que todo se solucionaba con un lector de contenidos…. ¿Ustedes cómo hacen?

Ese post está encabezado por una imagen de Penélope Umbrico, y pertenece a la muestra «From Here On», curada por Martin Parr y Joan Foncuberta. Una sucesión de amaneceres y/o atardeceres. Me pregunto por qué el trabajo que los conceptualistas hacían hace cuarenta años, ahora se ve como un desafío y una novedad. ¿Alguien está escribiendo la historia del arte contemporáneo (incluyendo a la fotografía) en tiempo real?