Diálogos de sordos

Hace unos días el galerista Federico Platener me envió información acerca de la muestra que está curando. Se llama Diálogos. Allí retoma el ejercicio más básico y eficaz de la fotografía documental: los dípticos. Lo hace con autores variados y los resultados son muy buenos! (en algunos casos).

Ayer, me quedé pensando mucho en el jueguito que les propuse el lunes que tuvo su conclusión (visual y comentada) en la foto que subió el amigo Leonardo J. Catania (encabezando este post). Por si llegaron tarde a la conversación de estos días, les cuento que esta superposición de dos fotos (una de Edward Burtinsky, y la otra de Nacho Iasparra), fue la mejor solución que Leonardo encontró para el supuesto diálogo que yo propuse arbitrariamente y porque estaba aburrido de ver fotos!.

A mi el resultado me parece increible. Me gusta con ganas, y estoy seguro de que muchos artistas lo hacen con más efectividad y sobre todo, con fotos propias…

Pero aquí reside mi pregunta: si Leonardo tuvo esta ocurrencia, el resultado ¿es propiedad de los autores que aportaron sus imágenes, o del genio de Leonardo? Y lo pregunto no desde el punto de vista legal, si no más bien autoral. Ustedes dirán, juzgarán, citarán ejemplos en el mundo entero. Y seguiremos charlando. A mi me parece, más allá de cualquier consideración, una práctica artística válida. Es más, propondría una muestra con este tipo de trabajos. Así le hacemos la competencia a Federico 🙂

NOTA: Mi sincero agradecimiento a Nacho Iasparra y Edward Burtinsky por ceder (involuntariamente) sus imágenes para este juego.