El deseo del objeto

Estos días son muy agitados en la redacción. Pero quiero volver aquí sobre algunas ideas que fui escribiendo en el blog. Una es Robert Adams. Hagan click en su sitio. Los invito a pasearse por sus fotos. Casi cuarenta años de trabajo. Les pido que vean What We Bought. (Arriba). La secuencia es importante. Después, vayan directo a Alder Leaves (Abajo).

En ambos casos recorrí la secuencia entera como la plantea Adams. Después, miré las primeras y las últimas fotos. Y el recorrido entremedio. Voy a dejar esas imágenes flotando por unos días en mi cabeza. ¿Ustedes qué ven?.  Joan Fontcuberta dice que todo mensaje tiene una triple lectura: nos habla del objeto, nos habla del sujeto y nos habla del propio medio. Estos tres aspectos no siempre se reparten proporcionalmente. Pero lo que siempre está presente de un modo preponderante es el objeto. Sin él, no habría foto… hasta hace poco.

Entre los primeros trabajos de Robert Adams y los últimos encuentro su reflexión acerca de la fotografía. La gradación tonal de sus copias, la composición cándida, la quietud de sus sujetos son el soporte de su visión que va más allá de las fotos.

Ayer pesqué por unos minutos en la tele la peli Eterno resplandor de una mente sin recuerdos. La fotografía es un fijador de recuerdos. A veces pienso que mi Flickr pro es la bitácora más detallada de mis últimos años. Si no hay fotos no hay memoria posible para mi.