El diablo se viste de Teller

Todavía no averigüé cuál es el vestuario de The Negative Man. Creo que es negro, de una pieza. Y usa una máscara al estilo Sub Comandante Marcos, pero de Lycra. No se si me atrevería a salir a la calle con semejante atuendo. Aunque el negro siempre rinde, no? ¿Y los zapatos? Todo sea para contener la energía negativa, que tanto mal le hace al prójimo.  Pero qué frívolo se está poniendo este blog!

Siempre me gustó la fotografía de modas. Primero que nada, porque las buenas fotos de modas son muy agradables, desafiantes a veces (según quién las haga, claro). y en otras oportunidades son tan malas, pero tan malas que hasta me resultan simpáticas. Pero además la moda es una forma más (a mi criterio)  de la fotografía documental. Si, claro son pura ficción! Pero quién dice que lo que vivimos y retratamos todos los días no es ficción también? Ustedes, queridos lectores: ¿QUÉ opinan?

Hace unos meses le rogué a Bernie que investigara sobre Juerguen Teller. Y Bernie me envió cantidad de fotos. Me intrigaba mucho este alemán irreverente y tan mal fotógrafo. Y hace poco me llegó el libro Marc Jacobs Advertising 1998-2009 by Juergen Teller. Un librote señores! Todo blanco con el nombre del supersofisticado diseñador en cada una de las malditas páginas del libro.

Estaba lenyendo la Autobiografia de Helmut Newton, un grande entre los grandes. Él,  que se atrevió a todo, narra sus desventuras para abrirse camino en New York, cuando la versión americana de Vogue no se atrevía a su estética y a sus chicas tan, pero tan atrevidas.  Pero a veces se necesita un director editorial, como Alexander Liberman, para que un gran photographer vea la brecha y se meta de lleno y le meta pata hasta llegar al infarto. Como eventualmente le sucedió a Helmut.

Y como no podía dormirme, dejé la biografía de Newton y me puse, con toda la voluntad del que quiere aprender, a hojear el librote de Jacobs-Teller. Conclusión a las cuatro de la madrugada: Teller es un gran fotógrafo. Es un Newton del siglo XXI. Y es alemán también! pero mucho menos glamoroso que Newton. ¿Por qué es un genio?. Hummm…. ya tengo ganas de volver a  mi lista de los «diez mejores…» Pero mejor les escribo mis cinco razones para admirar a este fotógrafo:

1. Tiene una técnica sencilla que se repite. Es casi un aficionado. Pero tiene un touch indescifrable que lo practica con solvencia.

2. Es irreverente en su estética. Mucho aire alrededor de los sujetos. Las imágenes son diáfanas siempre, aunque los temas sean tórridos. Encuadres desprolijos (pero no descontrolados), Uso caprichoso del foco. Casi un aficionado, pero con un «algo». Además, no es concesivo. Muy importante si estamos hablando de moda

3. La temática. Está vinculada intimamente a la de Marc Jacobs que es un «pisa pomos» de aquellos. Y la frivolidad llega al límite de lo soportable. Y esta peculiaridad refuerza los contenidos a veces semi porno, a veces perversos, a veces ingenuos. Todo junto!

4. Creatividad. En asociación con Cindy Sherman juega a parodiar el pilcherio de Jacobs. Y lo hacen cagándose de la risa. Aunque aahhh! te pesqué Teller! es una remake de un trabajito que Sherman hizo cuando tenía 18 años, imitando a los pasajeros del autobús.

5. Imaginación. Se puede ser creativo, pero sin poner a prueba la poca o mucha imaginación disponible. En el caso de Teller hay un montón. Y a veces copia, y otras te entrega imágenes soberbias. Nunca vistas (perdón, estoy exagerando…)

Si vuelvo a abrir el librote otra vez, le cuento más de este diablo frívolo y juguetón. Mientras tanto, me voy  a comprar unas vendas. Me enteré que The Negative Man se vuelve transparente de tanta mala onda que tiene.