El dilema de un jurado del World Press Photo

La foto es impecable. Difícil elección para los jurados porque no es un breaking news, ni retrata un hecho de violencia evidente. Son inmigrantes en una costa perdida del Africa intentando captar una señal para comunicarse con sus seres queridos.

Siempre se le critica al World Press Photo que la foto del año es una imagen de guerra, destrucción, violencia. Y para peor, bajo la forma de un símbolo, un ícono con reminiscencias pictóricas.

Pues esta vez no ha sido así. Seguro que por eso también será criticado. Una imagen que, de alguna manera, representa la esperanza de grupo de personas (los inmigrantes obligados) que sufren el desarraigo y no pueden vislumbrar claramente su futuro.

Ayer, la reacción de algunos usuarios de FB en la página del WPP fue de cuestionamiento, pero no por el carácter de la fotografía ganadora, si no por la vinculación de su autor John Stanmayer con la misma agencia que fundara el presidente del jurado Gary Knight.

El WPP aclara que todas las fotos se presentan al jurado en forma anónima (doy fe de eso porque fui parte de ese jurado). Y los usuarios replican que aún así, es muy probable que algunos de los jurados conozcan a los autores de las imágenes que están viendo por apenas unos segundos, y que puedan tener la tendencia a favorecer a esos jurados.

Durante los siete dias que estuve en Amsterdam me hacía esta pregunta, tengo que reconocerlo. ¿Qué haría si, apareciera ante mi una imagen muy buena de un colega argentino, y yo supiera su nombre?. Tengo aquí un abanico de opciones que pongo a consideración de mis queridos comentaristas:

1. Si la foto es realmente buena estoy en problemas! Si fuera mala, no dudaría en descartarla y terminado el asunto

2. Hago una observación por escrito y secreta frente al secretario del jurado y me abstengo de votar. Esta opción no quita que otros jurados puedan votarla y la foto pasa igual a la segunda ronda.

3. Hago una observación por escrito frente al secretario del jurado y pido que se comunique al resto de mis colegas jurados que yo conozco esa foto y me abstendré de votarla. Me pregunto aquí: ¿No provocaría esta decisión mía la extraña paradoja de perjudicar a una muy buena foto por un hecho ajeno a su calidad?

4. Voto la buena foto, aunque conozcca al autor, porque fui convocado por mi honestidad y experiencia en este tipo de competencias. Hago honor a los valores por los que fui llamado.

Es sábado, poco más de las 9 de la mañana. Me pasé la noche pensando en este asunto. Lo pongo aquí a consideración de los lectores. Les pido opinión, pero también consideración y respeto en sus comentarios.