EL FUEGO Y SU REPRESENTACIÓN

046a3475Si alguien puso a prueba al lenguaje occidental, ese fue Magritte. Y lo hizo desde la pintura comunicando a través de representaciones simples y realistas ideas muy complejas acerca de la existencia humana. A las palabras, les respondía con imágenes. Toda una traición.

¿Cómo lo hizo? Con bien poco: unas puertas, su sombrero bombín, algunos cortinados, una pipa, el fuego en una cueva. Todo bien dibujadito para que se entienda bien. Mas de cien pinturas en la retrospectiva «La traición de las imágenes»

Las ideas de Magritte eran bien fotográficas!. Tal es así que encontré una gran familiaridad con trabajos de varios fotógrafos que conozco. Después de todo la originalidad no es imprescindible para transmitir algo nuevo. Pero las pinturas de Magritte se podían tocar, aunque no fuera posible hacerlo.

046a3500

La fotografía entonces no tiene más remedio que llevar su veracidad por todos lados, y hace lo que puede para soltarse de las palabras. Algunos lo logran bastante, abriéndose a nuevas maneras de contar historias, como es el caso de Antoine D´Agatha en la presentación de su «X-LIBRIS» en las salas de Magnum Photo en París. La excelente puesta de sus seis últimos portfolios exhibidos sobre las paredes de la salita de la planta baja asemejan más al trabajo de un pintor pensando con las imágenes que un fotógrafo tratando de justificar las palabras.

Magritte y D´Agata… «Bello como el encuentro fortuito, sobre una mesa de disección, de una máquina de coser y un paraguas» ¿Ustedes qué opinan?