El hombre sin biografía

Eric Rohmer muestra al espectador cómo se hace una película. Durante 120 minutos contesta las preguntas de Jean Douchet.  Los dos solos en un pequeño cuarto atiborrado de libros, libretas de apuntes, peliculas, proyectores, carpetas, videos, artefactos de iluminacion. El film documental «Eric Rohmer, con las pruebas en la mano» es una demostración de lo mucho que puede ocultar de si mismo  un gran artista.

Hoy interesa más el «cómo» que el resultado final. Rohmer explica con pelos y señales cómo hace sus películas. Pero no dice nada de sus motivaciones, o de la relación entre sus temas y su vida personal. Me encantó la peli, pero me quedé con ganas de saber más de este viejo genial que se reconoce como un coleccionista de bellas mujeres. Por ejemplo, yo tengo varias carpetas para coleccionar y clasificar fotos (no mujeres!). Ustedes dirán: «como atrasa este pibe que todavía quiere clsificar fotos!» Pero yo les paso igual mi sistemita. Porque dentro de un rato me lo voy a olvidar y tendré que inventar otro. Estábamos en las carpetas entonces…

Están las fotos Increibles, las fotos Oportunas,  y las fotos Inexplicables. También están las fotos Malas. Pero esta última clasificación es muy variable, asi que no me voy a meter en la carpeta de las Malas. Y les aviso que este método no lo uso jamás para mis propias imágenes, no señor. Lo que intento es entender los «cómo», los «por qué» de aquellos autores que como el bueno de Rohmer me gustan tanto. Aquí les dejo unos ejemplos. Descubran a los fotógrafos detrás de estas imágenes, y después me cuentan.

Una foto Increible,

Una foto Oportuna,

Una foto Inexplicable,