El nacimiento de un Nano

PrintNano nació hace poquito. Fue durante los primeros dias de enero. No hay fecha exacta. Dicen que su padre es The Negative Man, y su mamá una joven fotógrafa. Lo cierto es que Nano fue dejado en una carpeta cualquiera y sus padres no se hacen cargo de él;  uno por «negativo» y la otra por «colgada». Nano vino al mundo con algunos problemitas. El más evidente: tiene una cámara fotográfica adentro de la panza y la lente de la cámara le sale por el ombligo. Este desperfecto congénito le ha provocado una gastritis asintomática crónica. Además, y esto no es un detalle, tiene que andar siempre con la panza al aire. No hay camiseta que pueda usar.

Nano es chiquito y digital. Su período de gestación duró 12 meses!. Es bastante inteligente para ser un manojo de pixeles. Curioso y movedizo, le gusta preguntar por cosas que no tienen respuesta. Quiere aprender rápido. Siente que tiene sólo un año para crecer. Nano no quiere ser fotógrafo. Ya «es» fotógrafo. Por eso mismo sabe ,desde antes de nacer, que la fotografía no es todo. Y que lo más importante «está por verse».

Nano quiere hacer amigos. Se armó un grupo en Flickr. Quiere visitar muestras! Pero le gustaría ver cosas nuevas y buenas. O viejas y buenas. O buenas nomás, pero que no sean las de siempre.

Untitled-1Además le gusta mucho el video, las nuevas tecnologías, las cámaras analógicas, los libros, los «cantos de sirena», los festivales de fotografía, la música, los bailes. Yo trato de llevarlo a pasear y divertirse, pero solo no puedo. Necesito de la ayuda de ustedes. Nano quiere ser un festival. ¿Qué les parece?

Como buen niño (¿niño?) a Nano le gusta mucho jugar, obvio. Y su contrapartida: se aburre muy facilmente y le dan unos ataques de ansiedad que se traducen en los siguientes trastornos:

. Se vuelve un preguntón compulsivo

. Empieza a internetear de la mañana a la noche y no para hasta quedar exhausto y casi ciego

. Deja de tomar fotos. y por ende comienza a debilitarse

. Finalmente, se aisla en su carpeta. Y hasta le quita el nombre!

Aquí comienza la vida de este chiquitín que habla poco y escucha demasiado. Ya sabe que tiene que hacer algo en Facebook para que empiecen a conocerlo. Allí también necesita amigos.

Todos tenemos algo de Nano. Ustedes, ¿se animan a criarlo?