El tema está en todas partes

Dice Paul Graham en el texto que le publica AmericanSuburbX. Y ese es el problema! Fotografiar es tan fácil, y tan difícil al mismo tiempo que puede llegar a paralizar al tonto que empuña la cámara. Claro, Robert Frank no se estaba haciendo estas preguntas pavotas mientras disparaba sin fijarse mucho a dónde (o sí se fijaba?).

Y no hay nada peor que algo que es y no es al mismo tiempo. Lo tenés al alcance de la mano, y de la mano de cualquiera digo, porque con las digitales cualquier paparracho hace una foto decente. Graham recomienda no soltar la cámara en ningún momento. Yo, por ejemplo no puedo tener la cámara en la mano en algunas ocasiones. Es que hay cosas que se tienen que hacer con las dos manos! (y por favor, no escriban comentarios groseros aqui, que los voy a supermoderar al toque).

Pero digo en serio, ¿será ese el problema de tantos y tantos estudiantes y fotógrafos… y artistas visuales incluso! que están trabados, bloqueados, mal estacionados, mirando para todos lados y sin saber a dónde apuntar? O por el contrario, ¿será por esta facilidad asociada a la dificultad, que hay un montón de fotos buenas dando vueltas?.

La semana que viene se reciben portfolios para el premio Foster Catena. Yo me pregunto (Ooops!, perdón… un momentito. mejor le cierro la puerta a the negative man) ¿cuántos van a presentar a por los premios, la figuración, el prestigio, la rueda de la fortuna tentando a photographers y arrimados que buscan un lugar en la nueva constelación del circuito de galerías y medallitas con cinta roja?.

Tenía razón J.M. Coetzee: «¿Una novela?. No, ya no tengo esa persistencia. Para escribir una novela uno tiene que ser como Atlas sosteniendo el mundo entero sobre tus hombros, y aguantándolo por meses y años, mientras el argumento comienza a trabajar por sí mismo»