EL TIEMPO RECOBRADO

La intención original de este juego fue la de fijar dos puntos que marcaran un inicio y un final de nuestros días durante la semana entre el 24/12 y el 01/01 incluido. Son ocho dípticos señalando el tiempo que pasa, como los números en el cuadrante del reloj. Es decir: estaciones arbitrarias, mediciones inútiles. El objetivo oculto (que todos sabíamos) era el de hablar de fotografía, enfrentar dificultades técnicas, pensar nuestras vidas y compartirlas en este medio que ofrece ciertos reparos a las tentaciones obcenas de las redes sociales. ¿Son conscientes de esto último que les digo?

Yo estoy aprendiendo mucho de ustedes, que se han ido desviando (al principio tímidamente) de las “reglas”, y empezaron a plantear asuntos que tienen más que ver con la vida en general. La expresión personal le ganó la partida a las pretensiones de hacer buenas fotos. Igual, hay de todo en el reducido grupo que fue participando hasta ahora. Los invito a seguir discutiendo, y eventualmente pensar (si les parece que el material lo amerita) en la posibilidad de concretar un proyecto, de seguir jugando.

Ayer fue un día muy especial para mi. Hice muchas cosas que no hago habitualmente. Saqué a pasear mi cámara (tengo el síndrome del RG que espera que alguna catástrofe se presente), y no saqué ninguna foto. Pero estuve pensando mucho en las que ustedes han ido subiendo. Acá arriba les dejo otro damero que armé de un modo absolutamente aleatorio. Encabezando esta nota, el díptico de Guadalupe Fernández me parece un buen inicio para este año. Y una invitación para las que suban las últimas fotos de este juego.

¿Quién empieza hoy? Es el último día!

Para los que se quieran sumar ahora, lean las reglas haciendo click aquí