El trabajo de no hacer nada

Estaba «ojeando» el último número de OjodePez que está dedicado al tema de la felicidad. Ocho autores exponen sus portfolios con asuntos tan disímiles como los viajes de mochileros, las futuras mamás, los swingers, autos tuneados, campesinos satisfechos, niños malcriados también! Pero como ustedes saben mi capacidad de concentración es escasa. Me detuve solamente en el trabajo «Igual pero diferente» de Jörg Brüggemann.

Y no sé por qué, asocié el concepto de felicidad con el de «no hacer nada». No trabajar, por ejemplo, ¿Sería una forma de llegar a algún estadio de felicidad? ¿Y que tiene que ver con las fotos esta reflexión tan tonta?. Las fotos de los mochileros me gustaron. Al principio no. Pense: «me quedo con las fotos de turistas de Martin Parr«. Pero después de leer el texto (siempre me pasa igual), volví a las fotos y las vi de otra manera. Para Brüggemann «mochilero» no es sinónimo de «turista». Recién ahi, cuando encontré ese enfoque nuevo a mi mirada, pude apreciar mejor sus fotos.

En fin, yo no podría vivir sin hacer nada. Y mucho menos sin trabajar. Sería un fracaso total. Y hacer fotografía es una forma de trabajar, aunque uno sea un aficionado. Cualquier cosa que se hace con pasión requiere trabajo. Hace unos años encontré en una librería de Santa Mónica, California, un librito bello y simpático llamado «The Art of Doing Nothing». Más allá de los consejos para evitar «hacer algo» por todos los medios, me gustaron las fotos de Erica Lennard. La llamé y conoci a una persona encantadora, pero que trabaja mucho!

El librito de Veronique Vienne describe diversas maneras de pasarla bien, tales como: el arte de respirar, la meditación, el baño, el arte de escuchar, de esperar!. Incluso da algunos consejos útiles sobre las cualidades relajatorias del arte de silbar.

Las fotos de Lennard van a la par de tanto relax, como las de Brüggemann están en sintonía con estos jóvenes mochileros que viajan por el mundo más en busca de diversión fácil y barata que de conocimiento de geografías exóticas. Me entusiasma el tema! No sé bien si el ocio o la felicidad. «La alegría es una fatalidad» decía Clarice Lispector (esta frasecita me la sopla el ángel), asi que mejor busco tema por otro lado.