EMPEZAR EL CAMINO

Es así, no te das cuenta que empezaste sino cuando ya llevás una buena parte del camino hecho. Acá, en este juego de fin de año, el camino es corto. Pero recién hoy tomo consciencia de que si uno quiere bancarse un desafío, por más tonto que parezca, le tiene que dedicar tiempo, para reflexionar, para planear la toma, para hacer trampas aunque más no sea.

Ayer, otra vez hice las cosas medio a las apuradas. Y después a la noche, estás atado a esa primera toma medio atolondrada. Como dice Fabricio Gallardo que confiesa que le toma 15 minutos entre que se despierta y empieza a funcionar como un ser humano. Bueno, yo hice dos opciones, por las dudas. Les muestro la menos mala, aunque ya me esté arrepintiendo. La idea fue posar al lado de algo (una foto) que dijera lo que yo no puedo decir. Entonces, es como una especie de homenaje a la capacidad simbólica que toda fotografía contiene. Un poco lo hice inspirado en las fotos de Juan María Fernández. Las diferencias en el encuadre es porque me sacaron el trípode de lugar, así que tuve que ponerlo a ojo.

Por otra parte, ya empiezo a ver trabajos verdaderamente envidiables (soy envidioso). Y espero que sigamos creciendo en esta propuesta, sin trampas! pero sin pausa.

¿Quién empieza hoy?

Para los que se quieran sumar ahora, lean las reglas haciendo click aquí