Ese objeto de deseo

reading

Todos tenemos uno, o varios. Freud, Buñuel y mi mejor amigo perdido en una isla desierta tendrán diferentes motivos para elegir sus objetos. Yo, reconozco que uno de mis mayores objetos de deseo son los libros. Y éstos juegan diferentes roles según la etapa de la vida en la que uno transite.

Por momentos, significan conocimiento. Uno quiere comprarlos, robarlos, pedirlos prestado. Yo subrrayo. ¿ustedes?. En otra época, los libros fueron para mi simples objetos bellos, que venían con el prestigio adicional de su contenido, del que me apropiaba por unos cuantos pesos, aunque no los leyera nunca.

Ultimamente los libros me pesan. Son muchos y visualmente me abruman. Se llenan de polvo. Algunos desaparecen. Otros, los olvido y cuando me cruzo con ellos no puedo recordar quién me lo regaló o bajo qué circunstancias los compré. ¿A ustedes les pasa algo parecido?

salud_1_tapaHace unos pocos años participé de un taller de confección de libros. Fue en el Espacio Ecléctico por la iniciativa de Julieta Escardó (gran amiga, poseedora de una energía  que nunca necesita recarga).  Julieta hizo su libro sobre escuelas rurales. Me hizo el honor de consultarme sobre la edición y me enseñó de las bondades del programa Aperture para diseñar rapidito. El libro quedó precioso. conmovedor, como todo lo que hace Juli.

Eduardo Carrera hizo un libro entrañable hace unos años y lo presentó en la Feria de Libros de Autor.. “Salud” me hizo llorar. Y las fotos no eran las grandes protagonistas de la historia. Se necesitaba un libro para mostrar y contar aquellos extraños sucesos

Los dos, Escardó y Carrera. participarán del seminario de libros de autor  entre el 2 y el 4 de diciembre. Será en Oaxaca, México. Gracias al impulso de Transatlántica que alcanza también a varios fotógrafos argentinos que asistirán a los tradicionales visionados de portfolios del 10 al 12 de diciembre en Managua.

Hacer un libro de fotos es el sueño de todos nosotros, porque es el mejor vehiculo para mostrar fotos! Yo tengo el mio! y es pieza única… Pero además atesoro algunos preferidos. Y en los momentos en que la esperanza me abandona, o el deseo tambalea, los abro en mitad de la noche y vuelvo a soñar.

PS. si tenés tu libro en la red, escribí el link en los comentarios y empezamos la discusión. Me atrevo a pensar que los mejores libros de autor de la Argentina todavía no fueron editados.