Esencia capturada

El gran  diseñador Alexei Brodovitch (en la foto de arriba, fotografiado por Richard Avedon) odiaba los lugares comunes en fotografía. Para él, lo principal era lograr una nueva forma de comunicar y que además esta forma contuviera la esencia del «problema» planteado. Nada ambicioso, no? Este ruso blanco, alcoholico y fumador, «bon vivant», amoroso con sus preferidos, despreciativo con los que no se destacaban, etc. etc. Dictador del diseño y de las fotos, reinó durante diez años al frente de la dirección de arte de Harper´s Bazaar. Y aqui estamos todavía, buscando la esencia perdida…

…y tratando de embocarle un «envase» apropiado! Estoy mirando las fotos de Larry Clark, por ejemplo. Un temá tan difícil como el que muestra en TULSA. El contenido tiene un dramatismo evidente. Y la forma es acorde al mensaje, pero no es una estética que me rompa la cabeza. Igual me pasa con las fotos de Adriana Lestido. Eugene Richards es más libre, no? Pero nadie lo saca del blanco y negro!

No puedo resolver el problema. Nan Goldín? (Pincho arriba un autorretrato suyo de 1991). Tal vez ella encontró un «envase» apropiado para exponer su intimidad. Encuadres casuales, lamparazos impiadosos, cualquier película. La estética del aficionado, que ahora está tan de moda! Les copio una cita de J. Krishnamurti que era la frase de cabecera de Brodovitch:

Es sólo cuando nos enfrentamos con la experiencia tal como se presenta sin evitar
perturbaciones, que mantenemos alerta nuestra inteligencia; y la inteligencia sumamente
alerta es intución, que es la única verdadera guía de la vida.

¿Qué tal? En la última foto de domingo se planteó la discusión entre forma y contenido. Para muchos el valor de la imagen estaba solamente en la belleza de la chica. Solo algunos elogiaron el encuadre. Qué hubiera pensado Brodovitch! Amigos, les pido una ayudita con estos grandes autores que aquí nombro, por favor!