Esperanza, alegría. Y guerra

Pasé toda la tarde tratando de ubicarme en el circuito del festival. Una cantidad de galerías de arte y otros espacios inmensos, en un reducido radio entre los dos puentes que unen Manhattan con Brooklyn. El lugar no puede ser mejor.

[HTML1]

Les cuelgo un videito de mis impresiones recorriendo las muestras. De las fotos les cuento en otro post. Hoy me fijé mucho en las instalaciones, la iluminación, los montajes, los catálogos. Contrariamente a lo que pensaba, aquí no hay nada sofisticado. No hay «meeting point», no hay sala de prensa. La única conexión gratis a internet está en el StarBucks, que además tiene el único baño disponible para el público. No veo prensa especializada. Hay decenas  y decenas de voluntarios. Son cordiales y tratan de ayudar en cualquier cosa que uno necesite.

 

No  hay tiempo para ver todo lo que hay. Marc Mc Andrews hizo un gran trabajo sobre prostíbulos en los Estados Unidos. Abajo una foto un link con una entrevista. Abajo, impresionante el proyecto multimedia de Peter Van Agtmael.  La violencia y la guerra impactan en la sociedad norteamericana. Y el festival es una fiesta.