Filosofía de la vida cotidiana

No se puede hablar acerca de la fotografía de André Kertész sin pensar en cómo fue su vida. Nada mejor que el texto de Facundo de Zuviría, escrito para el catálogo de la muestra KERTEZ, EL DOBLE DE UNA VIDA, que se está exponiendo en la Fundación OSDE, en el marco de los Encuentros de la Luz 2012.

Y me quedó picando el dicho de Henri Cartier-Bresson: «todo lo que hemos hecho, Kertéz lo hizo primero». Veo el set de fotos que me enviaron (click aquí) y me doy cuenta de que H.C.B. estaba en lo cierto. En estas 11 imágenes está resumido no solo el abánico temático de Kertéz, sino también su filosofía de vida. Incluso, las grandes tendencias estéticas que se han manifestado en el campo de la fotografía en el siglo XX. Y voy por más: mucho del buen material que se está haciendo en este siglo tiene una deuda de gratitud con las fotos del gran maestro húngaro.

Arriba de todo, les subí la foto Dissapearing Act, de 1955. Luego, Danseiuse burlesque, de 1926. Y por último, Nageur sous l´eau, de 1917. Vuelvo a pensar en las fechas en que estas fotos fueron realizadas. Y lo comparo con la vida sencilla de este hombre. Nunca tuvo declaraciones estridentes. No buscó fama o figuración.  Cualidades raras en un artista. Lo que importa son sus fotos. El mismo recnocía que no tenía un hilo temático, un propósito. Su producción visual era consecuencia de su vida cotidiana. Y no al revés.

Hay que ver esta muestra, y tener el placer de renocer en sus fotos, la obra de los grandes maestros que le siguieron. Como bien decía H.C.B., todo ya lo había hecho Kertéz.