Fotoperiodismo no es Photoshopismo

Hace miles de años (Ja!) cuando le criticaban la pobreza técnica de sus fotos,  el gran fotógrafo y periodista danés Jacob Riis respondía: «Si la realidad es horrible, las fotos deben ser horribles también». Y Riis, que no era fotógrafo pero tuvo que aprender porque los que contrataba no podían dejar de estetizar lo que veían, publicó en 1890 un libro fundamental para el documentalismo mundial: «Cómo vive la otra  mitad».

Esto sucedía a fines del siglo XIX y ya estaba instalado el debatet entre realidad y  belleza. Y todavía sigue!. Ayer, Rodrigo Néspolo (del staff de LN) mandó a todos una noticia acerca del prestigioso premio «Picture of the Year» en su versión danesa. En el concurso en cuestión habían descalificado una imagen del fotógrafo  Klavs Bo Christensen por que juzgaron, comparando la foto presentada con el documento original «crudo», que la manipulación de la realidad  que había hecho el autor había ido demasiado lejos. Y ajustándose a la letra del reglamento rechazaron la obra.

Buehh… la verdad, este no es un blog que se ocupe de fotoperiodismo. Y está aclarado en los principios fundacionales que se escribieron sobre piedra el día en que me dieron la oportunidad de empezar a destripar fotos y temas con mis faltas de ortografía incluidas.

Pero sí me ocupo del «photoshopismo» y del «photoyomismo» también!. Asi que ajustándome a los vericuetos de mi propio reglamento les suelto la pregunta: ¿qué opinan ustedes amigos mios? ¿Hicieron bien los miembros del jurado?. En todo caso, ¿no es una manipulación menos grave que la que hacen los gobiernos y las corporaciones cuando alteran la mismísima realidad para que los fotorreporteros hagan sus fotos directas y correctas? ¿O estoy hablando de dos cosas nada que ver?

En fin, aqui las fotos. Y la seguimos