Inspirar, imitar. Inspirar, imitar. Imitar, imitar…

Existe el mito de la creatividad. Cuando somos jóvenes, se nos ocurre que hay que lograr algo (una foto) que sea verdaderamente original. Algo nunca visto! Muchos de nosotros persistimos todavía en esta búsqueda absurda y condenada al fracaso. 🙁 🙁 🙁

Algunos grandes artistas nunca ocultaron (demasiado) sus inclinaciones a imitar el trabajo de otros. E incluso a robarlo cuando se presentaba la oportunidad! A ver…  Picasso, Bob Dylan, Eugene Smith, Phillip Starck, etc. son los que me acuerdo ahora.

Para ilustrar la tapa de TIME MAGAZINE, el gran Martin Schoeller buscó inspiración  en escenas de maternidad realizadas por algunos de los grandes maestros de la pintura clásica (arriba). El resultado no tiene mucho que ver, por suerte!  Los norteamericanos son muy afectos a buscar referentes en la pintura para elegir la paleta de colores en una toma. Annie Leibovitz es el más claro exponente de esta tendencia. Estoy seguro que cuando hizo el célebre retrato de John Lennon y Koko Ono para la Rolling Stone, no estaba trabajando con ninguna referencia. Se nota, no?

Me simpatizan  más aquellos fotógrafos que llevaban en el bolsillo o la billetera, una pequeña lista. Una suma de pensamientos que les servían de guía a la hora de fotografiar. León Levinstein, Diane Arbus, Alec Soth, entre otros, son de mis más admirados listeros.

¿Y ustedes, qué les gusta más? ¿Imitar o hacer listas?