La claridad II

Desde un principio quedó bien claro: una fotografía documental debe ser bien clara. Esto es, detalle en toda la superficie del fotograma, y por sobre todas las cosas, ninguna intención de condicionar la mirda del espectador.

Lo que se muestra es “lo encontrado” y la técnica debe estar al servicio de lo que se muestra y no  de cómo se lo muestra. Russell Lee lo hacía de un modo magistral. Mucho mejor que el más grande entre los grandes (y no quiero repetir su nombre en vano)

Si nos venimos más acá en el tiempo y en las tendencias, Juergen Teller es un fiel seguidor de las dos grandes máximas del fotodocumentalismo: Seriabilidad y Claridad. Vean el extenso trabajo que realizó junto a Marc Jacob durante más de 10 años.

La diferencia con Lee,  tal vez, reside en que Teller encuentra lo que armó previamente. Pero nadie puede negar que lo encontró a la hora de disparar. ¿Ustedes qué piensan?