LA CONSTRUCCIÓN DE UN DIARIO ÍNTIMO

Me despertó la lluvia torrencial. Me di vuelta en la cama pensando que las 8:30 de la mañana no es hora de levantarse un sábado. Pero desde ayer, o de hoy tampranísimo  -los gatos me despiertan siempre antes de las 5:00-  estaba pensando en  un libro que amo de Roland Barthes «La preparación de una novela». Allí es donde se plantea la titánica tarea de escribir una novela (lo único que no había escrito hasta el momento y que nunca escribiría). Era una reflexión, una secuencia de pensamientos puestos en palabras. De alguna manera era un diario íntimo.

Veo las fotos que están subiendo. Elijo hoy las de Guadalupe Fernández (encabezando esta nota), Fabricio Gallardo (acá arriba), y Zina Stepanczuk (acá abajo). No es que sean las mejores (quién soy yo para decirlo), pero si algunas de las que coinciden con dos temas que, de alguna manera, se están discutiendo en el blog: 1) El diario íntimo en fotos, y 2) la puesta en escena. A esta altura del juego, algunas de las premisas establecidas desde el principio han ido cambiando. Ya no se trata del exacto momento del inicio del día, ni del último justo antes de apagar la luz. Ya todos nos dimos cuenta de que, si bien es posible hacerlo, el resultado visual es siempre igual a lo largo de los días, útil tal vez para algún anticuado estudio científico basado en la fisiognomía, pero no en lo que surge de las necesidades de lxs participantes de este juego. Y acá todes quieren expresar algo, que está relacionado con lo que nos pasa al principio y al final de cada día. Algo que está dentro nuestro y que claramente empiezan a expresar con diversas estrategias.

Y acá es donde entra el tema de la puesta en escena. Imprescindible para poner en imagen lo que la imagen no logra por si misma. Por eso elijo estos tres dípticos (sólo ejemplos) y los invito a que los miren desde este punto de vista que les planteo. Pero además nos quedan muchas más cosas para ir desarrollando. A saber: una es si un autorretrato pasa necesariamente por fotografiarnos el rostro (yo pienso que si!), y otro tema lindísimo son los textos que van acompañando los dípticos. ¿Los están leyendo?. Para mí son geniales. Sin dudas, la construcción de un diario íntimo en ocho días.

¿Quién empieza hoy?

Para los que se quieran sumar ahora, lean las reglas haciendo click aquí