La construcción de un ícono

Necesitamos imágenes a las cuales aferrarnos. Anclajes que irán marcando nuestra historia. Asi podremos reconstruirla tantas veces como vayamos cambiando de opinión. 🙂

Pero las imágenes singuen ahí. Y cuando sobreviven a las interpretaciones se convierten en íconos. Símbolos de una época, fotos políticas que van torciendo el rumbo de los acontecimientos, a pesar de los escépticos. También hay fotos que podrían haber sido símbolos pero permanecieron ocultas y hoy son tal vez curiosidades solamente, o en el mejor de los casos, aportes para alguna investigación histórica.

Ernst Gombrich dice que hay que observar siempre los hechos en su contexto. Es más, se necesita una doble mirada. Atrás en el momento en que la imagen se produce, y el ahora cuando la foto es analizada. Así se construye una mirada crítica.

Encabezando este post, puse la foto que para mi es el gran símbolo de la lucha por la democracia en la Argentina del siglo XX. Es enormemente controvertida. Pero como dice su autor Marcelo Ranea: «La fotografías, lo único que tienen de objetivo es el lente con el que las tomamos»

Arriba, otra foto del gran Ricardo Alfieri también se convirtió en un símbolo. Para mi, fue negativo, porque ayudó (utilizada por la Editorial Atlántida) a construir una idea errónea de esa epopeya deportiva del mundial de fútbol de 1978. La foto de Ranea se llamó: El abrazo partido. La de Alfieri, El abrazo del alma. El periodismo siempre ávido de estas coincidencias lo único que hizo fue tratar de vaciar de contenido a estas dos extraordinarias fotografías.

Les propongo amigxs, que debatamos esta semana sobre las fotos como símbolos políticos. Y suban al blog aquellas que consideren importantes para la historia argentina reciente.

…………………………………………………..¿Quién empieza?