La educación de un fotógrafo

Untitled-1

Lo que ven arriba  es un “arbol de nanos”. Está bien bueno, no? Lo hizo Flor. El árbol de Nanos todavía no es una realidad. El amiguito tiene que formarse y apenas era una semilla hace algunas semanas. Asi que disculpen si soy un apurado! Me parezco a esos padres que apenas nace el nene comienzan a pensar en qué universidad anotarlo. Pero ya hablaremos de Nano más adelante.

Pasa que ayer, mientras acunaba a este huérfanito digital (tiene inmsomnio…¿o gases binarios?) me puse a reflexionar en la foto de domingo de Guillermo; más vuestros  comentarios posteriores. Al final me desvelé!. Fuí a mi biblioteca y rebusqué en un librito que ya he citado aqui y les vuelvo a recomendar. Encontré  un artículo que se llama “A brief list of self-assignments for artists” por Mary Virginia Swanson. Lo traduje en parte. Y en otra parte le agregué cosas mias 🙂 , y temas más locales, menos artísticos, más vocacionales. En fin, hice una mala traducción amigos! Aquí se las cuelgo y espero que la completen. Son diez puntitos nomás. Espero vuestros comentarios, o correcciones… Las cosas que hay que conocer:

1. A vos mismo. Tenés que definir tus intereses, tus habilidades, tu presupuesto, tus límites. Enfocate. En todos los aspectos de tu vida, y no te apartes de tu camino. Yo todavía no encontré el camino, pero sigo caminando!

2. Tu voz como artista. Cien artistas describirán un árbol de cien maneras diferentes. Encontrá la forma que sea la tuya. Hasta que lo logres, experimentá con tus materiales, y arriesgate a probar cosas nuevas.

3. Tus fuentes de inspiración. En el mundo de las palabras, en otros autores, en las fuerzas de la naturaleza (¿?) . Encontrá las maneras de lograr inspiración cuándo y dónde vos lo necesites….¿Se imaginan dónde?

4. La técnica, y su historia. Es esencial entender la evolución del medio y sus maestros. Hay que hacerse tiempo para estudiar arte, fotografía, cine. Pero también hay que investigar la historia del coleccionismo en Argentina, del mercado editorial,  de la fotografía comercial. Quiénes son los editores de los medios más importantes ( y no solo en Buenos Aires). Conocer que productos editan y darte una estrategía con ellos. El rol de los curadores en las galerías e instituciones. Para quiénes trabajan los fotógrafos locales más importantes. Deslindar éxito comercial de prestigio autoral. Estos dos aspectos casi nunca van parejos. ¿Cuántos fotógrafos actuales conocecn en profundidad “su” técnica?

5. Tus metas. No trates de ser fotógrafo para cualquier cometido. Tenés que tomar decisiones para encaminarte en la fotografía que más te interesa. Y buscarle un ángulo comercial. Esto implica tomar decisiones sobre tu forma de vivir, tu entorno laboral, las empresas y las personas con las que te relacionás. A mi me pasó, ¿a ustedes?

6. El mercado. Hay que investigar cuáles son los potenciales clientes para el tipo de fotografía que hacés. Y no hay que ser un melancólico ni un quejoso/a en este punto!

7. Tu identidad profesional. Una vez que definiste tu cuerpo de trabajo. Y conocés cuál es tu audiencia potencial…. y cuáles tus aspiraciones profesionales, es importane tener una política de comunicación. Un mensaje coherente, claro. Hoy en día, el desarrollo de las redes sociales en internet hace posible una difiusión masiva de tu identidad profesional, casi sin gasto alguno. ¿Saben cómo hacerlo?

8. Tu caja de herramientas. Sos una amalgama de todos tus conocimientos. Tenés que incorporarlos a tus metas profesionales. Si estudiaste letras, o antropología, o contabilidad, o sos instructor de squi, todo cuenta. Tu formación en otras disciplinas es una diferencia potencial con respecto a otros fotógrafos. Investigá seriamente las posibilidades que te brinda Internet. Escuchá y aprendé de los demás. Imponete desafíos técnicos e intelectuales. Suscribite a publicaciones relacionadas. Mantené una mente abierta y sin prejuicios!. Nunca pares de aprender.

9. Tu comunidad. Siempre te movés en un entorno. Hay que identificarlo. Puede ser un pequeño grupo de amigos que se reunen alrededor de intereses comunes. Tal vez sea “un colectivo” como se llaman ahora los grupos más definidos con metas concretas. Puede ser una red de colegios para los que hacés fotos escolares! Hay que interactuar con tu comunidad, a través de las redes sociales o cara a cara. Participar no solamente desde la fotografía.

10. Tu talento. Cuando seas consciente de tus habilidades, no estaría mal que volcaras algo de lo tuyo a los demás. Enseñar a otros es una manera de aprender cosas nuevas que te harán un mejor profesional. Participar de actividades sociales (inauguraciones con bebidas gratis sobre todo!) y también hacer  “trabajo social” (compromiso con la comunidad) amplificará tu radio de acción y tendrás mayor consciencia de las posibilidades (no solo comerciales) de tu talento. Hay que ser buen chico/chica! Y no imitar a nuestros mayores, que se guardaban todos los trucos para ellos….