La emoción sostenida

La educación que recibimos se nota en cada una de las cosas que hacemos cuando, ya convertidos en adultos, nos dedicamos a una actividad creativa. Digo, se nota más la educación recibida en las fotos que uno hace.

Rineke Dijstra estudió fotografía en una institución muy prestigiosa. Practicó fotografía comercial durante un tiempo. El destino quiso que, después de un serio problema de salud, la buena de Rineke tuviera que hacer una recuperación haciendo natación. Luego de hacer un autorretrato donde vio por primera vez la emoción del esfuerzo recién realizado en su propio cuerpo, Rineke sintió que algo importante empezaba en su carrera como fotógrafa.

Ese autorretrato fue la piedra de toque de un trabajo extenso y formidable.  Una sola obsesión ha alimentado toda una obra

Yo les pregunto: 1. ¿Se consideran educados fotográficamente? y 2. ¿Tuvieron un momento de epifanía parecido al de Rineke?