La espera


En el post anterior ya les propusimos dar por finalizada aquella larga semana (pre y post) navideña. Ya dejamos atrás los regalos, los arbolitos, a Papa Noel, las lucecitas, y sobre todas las cosas, las sobras de la cena navideña que quedaban en los tuppers.

Así que con mucha fiaca volvemos a cocinar y mientras imaginamos la comilona de fin de año nos aventuramos en los últimos días de este 2012. ¡Vamos vamos, compañeros, quedan muchas fotos por sacar!
De las fotos que se subieron el miércoles 26 hicimos una selección. Pero queremos aclarar algo: esto no es un concurso ni las elegimos porque nos parezcan “las mejores” ni nada por el estilo. Esto es un juego colectivo en el que nosotros asumimos este rol de editores y las fotos que publicamos son sencillamente aquellas que -nos parece- se alinean con la propuesta, con la línea que elegimos para este juego y con la que nos gustaría promover.
Arrancamos por la de Vicky Poma (arriba). Original no solo por la técnica y los detalles que dio, entre otras cosas, del revelado, sino también (y sobre todo) por el misterio de lo que se deja entrever, por ser una de las pocas fotografías en las que se ve no una persona cualquiera sino un ser querido, esa persona con la que se comparten estos momentos. Alguno podrá decir que es un brindis, pero nadie puede negar que es una imagen sentida y significativa. ¿Qué les genera a ustedes?
En segundo lugar tomamos la foto de Hernán Canuti (que no es amigo de ninguno de nosotros eh). El autor dice que “de a poco se va desnudando la navidad”, y para nosotros no sólo juega con el modo en que la Navidad se va diluyendo y sus lucecitas de colores se van apagando, sino que él está diciendo: para mí la Navidad es este quilombo de plantas, así me siento interiormente cuando llegan estas fechas, y de eso se trata su desnudarse.


Dejamos atras los clichés, dejamos atras las luces de Navidad y los Papa Noel. Nos acercamos a fin de año y Ojos Testigos Memoria Visual pone el foco en el famoso ekeko, ese dios de la Abundancia que se debe tener entre el “Año Viejo” y el 24 de enero en concordancia con el solsticio. Pero a diferencia de la mayoría de los ekekos que siempre están llenos de bolsas, valijas, yerbas, instrumentos músicales y otros objetos, este porteñazo de sonrisa torcida se encuentra vacío, sin nada más que el mismo. Estas épocas nos llevan a veces a despojarnos de todo lo material y quedarnos con nosotros mismos. Esta foto nos enseña a significar con mínimos elementos bien elegidos, y nos hizo acordar del video de Liliana Porter que va más abajo.

[HTML1]

Para cerrar agregamos la imagen de Gustavo Sehmsdorf, que nos llena de preguntas, nos divierte preguntarnos qué pasó, qué hace ese vestido ahí. Es una foto metonímica (la parte por el todo) que nos invita a imaginarnos la revolución que está atravesando esa mujer (o ese hombre, por qué no) que parece estar tirando literalmente todo por la ventana. Mientras los dejamos (y nosotros nos quedamos) con el misterio, esperamos ansiosamente más y más fotos.

La propuesta está hecha y seguimos jugando. ¿Se prenden? ¿Qué opinan? ¿Hubieran agregado alguna que se nos pasó por alto? 

En breve agregamos un sistema para publicar comentarios y los estamos leyendo. ¡Hasta mañana!

Pam Ghisla, Federico Czesli, y Martín Volman