La ficción documental

werner-herzog-1

Werner Herzog y Clauss Kinski en "Mi enemigo íntimo"

«La verdad no puede ser capturada, no puede ser descripta completamente, y aún así debemos tratar de hacerlo…» Dijo Werner Herzog. Y hoy amigos míos, (lamentablemente!) es el último día del ciclo de películas documentales del director alemán en la Sala Leopoldo Lugones del TMGSM….

El lunes fui a ver «Gesualdo – Muerte para cinco voces» (1995). Y como estos días me siento muy educador/educando, lo llevé al Nano. ¿Ustedes vieron alguna de estas pelis? Yo conseguí ver unas cuantas. Y cada vez que salía de la sala Lugones, mientras bajaba las escaleras, empezaba a experimentar un raro sentimiento de nostalgia anticipada. Como cuando uno está terminando un libro que le gusta mucho mucho, y cuando te das cuenta que faltan veinte páginas, lo empezás a dosificar para no llegar al final. Te empieza a doler por anticipado  la idea de seguir viviendo sin la compañia de esas palabras tan bien escritas. ¿A ustedes les ha pasado?

[HTML1]

Me colgué otra vez, perdón. («más corto, en el blog siempre hay que escribir más corto!…» me sopla Guada 🙂 ) Les quería hablar de «Gesualdo…» Y les pincho arriba un trailer donde aparece Milva (Guau! qué mujer! El Nano se puso loco loko cuando la vió). El caso es que Herzog hace un documental sobre el principe de Venosa. Un joven medio sexópata, sadomasoquista, aventurero, músico revolucionario… y asesino de su esposa, y del amante de su esposa también! Y como si esto no fuera suficiente después por el lugar del crimen pasó un monje y profanó el cadáver de la princesa…  Con esta tremenda historia, Herzog tiene para ofrecer al público: el castillo en ruinas de este pibe, sus madrigales, diversos escenarios secundarios, pobladores actuales de la zona que dan su testimonio (de lo que sucedió hace casi 500 años…), etc, etc.

«La verdad no se puede capturar» decía Herzog. Y cuando me iba del cine, tenía la certeza, casi la alegría, de haber presenciado un testimonio bastante aproximado de cómo sucedieron los hechos narrados. Pero casi toda la película era una ficción. El Nano no entiendó nada…y ya hay propuestas en su Flickr! ¿No me terminan la nota? Ya empieza la reunión de sumario de la revista! Mejor disimulo, corro hasta el subte me escapo al San Martín…