La foto de domingo… y la geometria

belenbejarano

Un buen círculo es lo que necesitamos para ordenar y hacer más atractiva una imágen. También puede ser un triángulo, una diagonal fuerte, el ritmo de varias líneas escondidas en la complejidad de un paisaje, o de la vida callejera. Es el abc del periodismo gráfico. Si en el momento de disparar encontrás súbitamente, o lo previste instantes antes, una forma geométrica reconocible, tenés asegurada la atención del observador.

Belén Bejarano nos envía esta curiosa escena callejera, y aquí se las cuelgo para someterla a vuestra consideración amigos/amigas. ¿Qué les parece? ES lo que vemos todos los días al cruzar por las calles y avenidas de Buenos Aires, una ciudad en permanente reparación. Todo un tema a explotar!

Recién se me hirvió el café recien hecho. la medialuna se me quemó de un lado. Los diarios que tengo a mi izquierda, en la mesa de la cocina esperan…el hojeo de la media noche, porque ahorita no tengo ganas de leer. Quiero pensar en esta foto y preguntarle a Belén, y a ustedes:

. ¿Fue el único disparo? ¿ No valía la pena seguir a estos hombres y su círculo para buscar un fondo más apropiado?

. Soy un Negative Man, dirán ustedes. ¿Y el conito naranja?. ¿No es suficente acaso?. Si, la verdad. Puajjjj… que feo quedó mi café hervido! tal vez mejore con dos cucharas más de azucar. Ahhh! hay algunos elementos más en la imagen que la hacen única y oportuna. ¿Cuáles son? ¿Y qué es lo que me molesta tanto en el resto de la composición?

. Para disparar una foto como esta, hay que andar por la calle con la cámara en la mano y atento. ¿Por qué ya no lo hacemos tan seguido?. Aquí por favor, ¿me linkean con algún autor desconocido que dispare en la calle?. Pero que lo haga con dedicación. Ya no me causan gracia los fotogs que apuntan sin mirar, confiados en que algo «raro y nuevo» saldrá de las entrañas binarias de sus cámaras, que no de sus ojos. Pero bueno, ahora mismo recuerdo un par que valen la pena. Tal vez la buena foto callejera pasa hoy más por la edición y no por el momento. Habrá algún Tony Ray-Jones de Buenos Aires? ¿O ya no es la época?

. Tengo que reconocer que la calle es un sujeto fotográfico que me encanta. Pero en los últimos años perdí interés. ES más, le huyo a la calle. Y no es que tenga miedo a ser robado. La realidad de esta ciudad ya no pasa por el movimiento de las multitudes…

Hago muchas preguntas esta mañana. Es que estoy lleno de dudas! Racalenté el café y se volvió a hervir… ahora sabe mejor. Con dudas y todo, hay que seguir caminando. Es la única manera de despejarlas, y de que surjan otras nuevas. «Continuar es no perder el ritmo», dice Murakami en «De qué hablo cuando hablo de correr». La fotografía callejera no es una foto afortunada. Es una vocación por recorrer la ciudad… y ver.