La foto de domingo… y las manías

Los oficios callejeros han sido  motivo de miles y miles de fotografías desde que toda esta historia comenzó a mediados del siglo XIX. John Thompson se dedicó con ahinco a registrar a los mendigantes de Londres. August Sander, más clasificatorio y con un cachito más de arte y técnica lo hizo no solo con los oficios de la calle si no con cada una de las labores, profesiones, estratos sociales y económicos, etc, etc. en la Alemania de los años 20.  Y nuestro amigo Matias Candela de Santa Fé, envía su foto de este vendedor de diarios, y yo me pregunto…

… por qué tenemos esta manía?. La calle siempre es interesante, el surgimiento de la gran ciudad cambió la manera de fotografiar. No era lo mismo Atget en el Paris del barón Haussmann, que Leandro Piñeiro en el microcentro porteño. Heyyy! mis comparaciones se parecen al fuelle infinito del bandoneón de Pichuco, no?…  Grande Leandro!  Bien, vamos a por la foto de Matías:

. La estética de la imagen es más parecida a la que utilizó Thompson, o Christiano Junior aquí mismo en Buenos Aires. Tedefren y suerte que lo dejó de costado al pibe.

. El color. Gran llamador de las atenciones de todos los foteros digitales. El color aquí es fundaaaaaaamental. Pero para qué? ahyyyyy.. si acaso aprendiéramos un poco de los grandes directores de fotografía de la historia del cine….

. El sujeto: el chico mira a la cámara y te engaña. Más parece un estudiante disfrazado que un canillita. ESO es lo que resulta más desconcertante en esta foto.

. El caracter documental. Esta foto me remitió a otras del pasado. Me pregunto cómo la verán mis nietos dentro de veinte años. «Abu, que tiene ese chico colgado del cuello?». EStO es lo  fantástico de la fotos señores! Ahora bien, si yo no estoy para responder la pregunta… ¿cómo se enteran mis nietitas de que tipo de artefacto portaba este joven, y para qué lo usaba? Lo mismo le pasó a Thompson retratando oficios ambulantes en la Ciudad Prohibida en Beijing.

. Y por último y principalísimo: ¿Qué les pregunto yo a ustedes para que me llenen (con perdón) de comentarios el post?. Y aquí va entonces: ¿Por qué loca razón pensó Matías que esta foto era una buena foto? ¿O es la manía de fotografiar oficios callejeros nomás?

Si querés publicar tu foto en esta sección, enviala a dmerle@lanacion.com.ar. El documento debe estar a 600 pixeles de lado mayor, 72 dpi de resolución y comprimido en jpg