La foto del domingo… y el fotoperiodismo

1158022

Buenas! Me están comiendo los mosquitos desde que me levanté. Desayuno mate y medias lunas (de ayer), jugo de naranja, dos aspirinas, gotas de Calopsis para los ojos inflamados, off para las piernas atacadas por los moscos, yogur frutado. AHH! Encontré un huevo duro de lo más fresquito… Y todavía me da vueltas en la cabeza la foto de Pietro Masturzo, ganadora del premio máximo del World Press Photo. Asi que amigos, preparen las tijeras, los argumentos, levanten barricadas, apunten sin que les tiemble el pulso. Aque vamos a tratar de entender el por qué de esta foto en el WPPC…

El viernes publiqué una columna en el diario, donde intentaba analizar el fenómeno que todos los años se repite sin demasiadas variaciones. Cuanto más horror y violencia hay en una foto de prensa, más premios se lleva en el WPPC. Asi que no les propongo escribir de eso aqui. Tampoco, sobre las intenciones políticas (nunca declaradas explícitamente) que se ponen de manifiesto al conceder este galardón tan importante. Quiero decir: no es casual que el conflicto por las elecciones en Irán se lleve el premio mayor, independientemente de la calidad de la foto en si. Al fin de cuentas, en el 2007 la foto ganadora era sobre los ataques israelíes sobre Gaza. ¿Se acuerdan?

Picture 1Veo la foto de Pietro Masturzo: una mujer grita su protesta en la terraza de un edificio, durante una de las noches que siguieron a las elecciones en Irán. La luz está justa justa, no? La iluminación interior en las ventanas contribuye al clima visual del atardecer. El equilibrio es óptimo. Hasta se dibuja el cielo con claridad. Me da la impresión de ser un grito mudo el de esta mujer. Buena foto, sin dudas.

Ahora bien. y sin alterar mi inalterable línea de conducta de la que no me aparto casi nunca y de la que nunca volveré a apartarme, me pregunto, les pregunto: ¿Es más drámatico el solitario grito  de esta mujer que el sufrimiento de esta otra que viaja en el subte (izquierda), apretada como ganado, todos los santos días a su trabajo? La foto es de Michael Wolf, de Alemania. Y fue tomada en el subterráneo de Tokio. Ganó el Primer Premio en la categoría Fotos Individuales.

Ayer leí un artículo en adn*CULTURA que se convirtió en el fermento de lo que aquí escribo esta mañana, mientras me pierdo el festejo del año nuevo Chino, y pongo a calentar más agua (que me hace falta un café!). En el libro MARCOS DE GUERRA, Judith Butler vuelve a la carga con un tema que ya me aburre. Que si las fotos de guerra ya no tienen impacto en la consciencia de la gente como antes. Que el periodismo de guerra «embebido». Que el discurso de las grandes potencias y su manipulación de los medios etc, etc, etc. Todo muy interesante, con un lenguaje innecesariamente innacesible! Todo lo que con palabras sencillas dijo Susan Sontag en el pasado. Pero buehh…. rescato una cita de… Sontag!: «no puede haber verdad sin fotografía». Y otra más, pero de Butler: «Hasta la más transparente de las imágenes documentales tiene un enmarque, y ello con un fin, y lleva este fin dentro de su enmarque…»

Se las dejo picando amigos y amigas. Yo sé que escribirán algo bueno de este confuso pensamiento mío. Les confieso dos cositas caprichosas: Me gusta mucho más la foto de la japonesa agobiada que la de la iraní y su silencioso grito, y me hubiera gustado que se llevara el gran premio esa imagen, que no es noticia. Y tampoco muestra a los «olvidados de la tierra». Pero expresa tan bien el dolor y la impotencia que causa vivir todos los días en este mundo de gritos solitarios, de premeditados asesinatos masivos, de guerras incomprensibles. Tengo que reconocerlo, últimamente estoy más influido por el Nano, que por su negativo padre…

Si querés publicar tu foto en esta sección, enviala a dmerle@lanacion.com.ar. El documento debe estar a 600 pixeles de lado mayor, 72 dpi de resolución y comprimido en jpg. También podés agregar los datos técnicos de la toma y la cámara que fue utilizada.