La mujer sin cabeza

“¡Justo el lugar para un Snark! Lo he dicho tres veces: Lo que yo digo tres veces es verdad.”

Leo  La Caza del Snark, de Lewis Carroll. Hoy es martes. No hago comentarios los martes! Es el peor día de la semana. Apenas uno ha superado la terrible y repetida prueba de comenzar la semana (maldito lunes) y todavia no comienza la acción verdadera en vistas al jueves (el mejor día de la semana sin duda). El martes es una calma chicha extraña, como hacer la plancha con sobrepeso en un mar amenazante (me pongo muy dramático me parece).

Pero me voy del tema. ¿Cuál era el tema? Ahhh! si, el tema era Buenos Aires Photo. Fuí el sábado y también el domingo. Alguna vez me dijeron: “una buena foto mal copiada es una mala foto”. Yo agrego y pregunto: Una mala foto mal copiada  ¿es una foto doblemente mala? ¿Y una mala foto muy bien copiada? Esto último me hacer recordar al Campanero en La Caza del Snark.

Observo cuidadosamente una imagen de dos esculturas en un parque neblinoso. Una mujer y un hombre descabezados. Ella es el centro de atención. . A el le faltan las manos. Las proporciones de las figuras son casi de tamaño natural. Es la foto de Santiago Porter que ganó el Premio Petrobras. La copia es bastante rigurosa y cumple con lo que una foto tiene que hacer: dejarse ver claramente. Veo las fotos (en distintas galerias) de Oscar Pintor. Encontré a Alejandro Chaskielberg en Ruth Benzacar y en el Premio Petrobras; a Sebastián Friedman con su serie Picnic kit. Nuevos autores con algo importante para mostrar y una técnica adecuada. Y un gran maestro que se asocia a las nuevas técnicas de impresión.

La misma tecnología que utilizó Teo para copiar las fotos de su abuelo Martín Chambi (ver la primera foto de este comentario) y bajar los costos! casi me compro esa foto. Pero lo mio no es el coleccionismo, me parece. Para empezar no me gusta colgar nada en las paredes! aunque podria cambiar rapidamente de opinión, si los precios fueran más accesibles. Termina el martes. lo peor ya pasa. Mañana es el día bisagra y luego llega el jueves, triunfal, prometedor, siempre nuevo.