La profanación del templo

El viernes pasado tuvimos una charla pública Jasmine Bakalarz, Francisco Medail y yo, en el marco de las conversaciones organizadas por el suplemento IDEAS de La Nación. Qué difícil decir lo que uno quiere decir cuando está frente al público, no?

Pero Jasmine y Francisco no tienen muchos pelos en la lengua. Si quieren leer la nota que Raquel San Martín hizo de la charla, hagan click aquí.

Quedaron cosas pendientes para desarrollar más. Y para eso está el blog amigxs. Las preguntas y respuestas giraron en torno  a los siguientes temas:

1. Qué actitud tienen las nuevas generaciones en el campo de la fotografía con respecto al «orden establecido». ¿Están más preocupados por armar sus propias  carreras como artistas, o tienen ganas de crear alternativas?

2. ¿De qué manera se puede renovar el interés del público por la fotografía, cuando vivimos en una época donde todos tenemos más ganas de producir fotos que de mirarlas?

3. ¿Qué tipo de educación necesita el nuevo artista fotógrafo, o artista visual para desarrollar sus habilidades en un campo donde todo vale?

4. ¿Se atreverán las nuevas generaciones a «profanar el templo» de lo correcto en la fotografía argentina?

Cuatro preguntas para un futuro que promete ser de conflicto y creación. ¿Ustedes qué piensan?

Fotos: Encabezando el post: «El susurro de Tatlin» Arte de acción por la cubana Tania Bruguera en la Tate Gallery. Arriba: Imágenes de El Siluetazo, proyecto de Rodolfo Aguerreberry, Julio Flores y Guillermo Kexel