La vida de los objetos


Bajo la influencia de su padre, aprendió el amoroso oficio de encuadernador en Praga. Fue a la guerra en el frente italiano. Perdió el brazo derecho al recibir un certero disparo enemigo. Lo buscó en el campo de batalla y no lo encontró. Por suerte la fotografía era ya una de sus pasiones, además de la música. Diez años después de la guerra volvió a aquel campo a recuperar su brazo perdido. Los buscó por dos meses…

Josef Sudek fue un fotógrafo limitado. Limitado al paisaje de Praga, a su persistencia en mirar por las ventanas, a su físico desfigurado por la mutilación. Pero su imaginación fue profunda, inagotable. Le gustaban los vasos, las frutas, los papeles arrugados, las sillas, los zapatos.Una sola mujer hermosa aparece en sus fotos.  Decía que los objetos inanimados cobraban vida y adquirían otra identidad, como en los sueños infantiles. Amaba los árboles.

Su técnica era suavemente difusa. Siempre usó formatos grandes. y también panorámicas. Detalle y bruma al mismo tiempo.  Dejó una marca importante en la fotografía del siglo XX. Hoy se inaugura una muestra de sus mejores trabajos en el Museo Fernandez Blanco. Jorge Cometti y Leila Makarius investigaron la colección de Anna Farova y nos ofrecen una selección de sus imágenes más conmovedoras.