Las cosas por su nombre

[HTML1]

Hace unos años, apareció un libro de Editorial Blume que se llamó Las cosas tal como son. Tenía un texto introductorio de Michiel Munneke, entonces director del World Press Photo, y un epílogo escrito por Christian Caujolle, director de la Agencia Vu.

Se los recomiendo. Es un compendio del buen fotoperiodismo que se practicó en el mundo desde 1955 hasta principios del siglo XXI. Luego, nada de eso tuvo sentido nunca más.

Quiero decir: el fotoperiodimo, y/o el fotodocumentalismo en la forma en que algunos de nosotros (y otros que son más jóvenes pero todavía sueñan que es posible), hemos conocido, no existe más. Y no hay indicios de que vaya a renacer de alguna manera, hundido como está en la marea de presiones corporativasy comerciales más los profundos  cambios tecnológicos que están alterando nuestra forma de ver el mundo de una manera radical e irreversible. Pero aún así, no nos damos cuenta!

Toda esta parrafada es, con perdón de mis colegas comentaristas, un desahogo personal ante lo que veo en los medios gráficos (papel e internet) locales, y también, después de la entrevista que le hice ayer a nuestro amigo Carlos Bosch, ganador del Gran Premio de Honor de Fotografía, en el Salón Nacional de Artes Visuales 2016.

Les pido que escuchen a Carlos y analicen las opiniones de este gran maestro, que no necesita del mercado del arte ni del respaldo de las corporaciones mediáticas para decir lo que hay que decir, cuando es necesario decirlo

Vean y escuchen, y empecemos la conversación aquí en el blog, como siempre.

………………………………………………¿Quién empieza?