Madrid es una fiesta

.

.

Estoy en Calle de San Bernardo y Gran Via. Me tomo un capuchino y me conecto. Todavía no hace calor. La tarde transcurre hacia su final ineludible y todavía resuena en mis oidos el cante de Chorrohumo que ayer nos alegró la vida hasta bien entrada la madrugada en el bar Violeta. Como pueden ver en la pic de arriba, el Chorro es un gitano oscuro y fibroso, con una bocota enorme llena de dientes blancos. Y cuando comienza a cantar todo el mundo hace silencio como si estuviera en misa. Y cantó, se cantó todo. “Es un salvaje” me dijo un parroquiano mientras yo trataba de sacarme el disfraz de turista (imposible) y empezar a dispararle al Chorro sin ninguna piedad. Pero no hombre! Me dijeron, hay que esperar que el maestro se ponga de humor, y que no se pierda el duende!

Asi que no tuve más remedio que esperar apurando varias copas de vino blanco y sintiendo una deliciosa punzada en el corazón cada vez que este noble salvaje se dignaba a entonar una breve canción.

Más temprano, estuve en la mesa redonda que se organizó en el Instituto Cervantes con motivo de la muestra Descubrimientos PhotoEspaña 2009. La charla estuvo bien buena. Estaban los diez fotógrafos seleccionados y el curador Claudi Carrera. Claude Bussac, la directora de PHE, las autoridades del IC y Pepe Baeza, editor de fotos de La Vanguardia.

Ya saben queridos lectores, mientras los integrantes del panel terminaban sus discursos yo pensaba en la maldita «lista de los diez mejores fotografos de todos los tiempos» y esperaba el debate. Y la conversación se puso animada cuando Alejandro Castellote disparó la primera descarga: ¿Por qué este premio no tiene un curador latinoamericano? Preguntó. Mi lista mental se evaporó como un globito de comic arriba de mi cabezota y ya no pude distraerme, porque se hablaron cosas muy interesantes que se las voy a pasar en una lista ahora mismo, que si no este comentario no se termina más:

El premio «Descubrimientos…» tiene el curador que quiere tener, que para eso es una empresa de gestión cultural privada. Si fuera el estado, tal vez habria más razón para cuestionar. Me dije a mi mismo, lleno de culpa!

«Los españoles sienten culpa por América Latina de vez en cuando», dijo alguien del público. Y se gastan la culpa haciendo actividades que promocionan nuestra fotografía en el mundo entero (pensé culposamente, y ya estaba llegando tarde a lo del Chorro…)

Nos cuidamos bien de no ser demasiado folclóricos en los tópicos que seleccionamos, se defendió Claudi. Pues no se cuiden tanto, (seguí pensando. Y no llego, no llego!)

“Los festivales son mediadores con los medios”, dijo Pepe Baeza. Ahí si, descubrí un argumento muy interesante para encontrar una salida (o una entrada) a la fotografía en general y especialmente al fotodocumentalismo para lograr una difusión masiva.

“Los medios gráficos están en deuda con la buena fotografía”… “El fotoperiodismo no se ha renovado y aquí estamos, luchando para encontrar un lugarcito y publicar fotos que se comprometen con la realidad”… “La edad de oro de la prensa nunca exisitió” remató Pepe lo más campante. Y yo recordé las fotos maravillosas de la exposición del italiano Ugo Mulas ( a la izq.  un retrato de Fontana en 1962) curada por Enrica Viganó (genia!). Una especie de Jorge Aguirre milanés, un genio del blanco y negro y de la experimentación. Pero entonces hubo una edad de oro, pensé. Esas fotos se publicaron! ¿Por qué ahora no se podrían publicar?

Toda la buena fotografía se agradece, lo que importa son “las cuotas” dijo Pepe. Y se refería a la pequeñisima porción que la buena fotografía documental ocupa hoy en dia en los medios. Me quedé mudo.

Ya estababa garabateando toda esta data en mi libreta y el Chorro cada vez más lejos en el bar de Chamberí!. Asi que no sigo con esta crónica, se las voy a deber por un dia amigos mios. Me fui al bar Violeta, y alcancé a escuchar en la voz cascada del gitano: «Con la sangre de quien tu ofendes, yo tendré que lavar mi calle»