Más es más

La semana pasada vi un comentario de un amigo en su muro de FB.  Se le habían acabado las ideas y quería salir a fotografiar de todos modos. Y estaba pidiendo consejo…

¿Qué hacer cuando tiene la necesidad pero no sabe dónde apuntarla?. Yo no conozco otro método que «obligarse». Si,  ya sé: me van a decir que no funciona, y que si uno hace algo por placer, imponerse una tarea no es la mejor manera de obtener algún resultado.

Yo le recomendé a mi amigo que se compre The Photographer´s Playbook. Pero después me di cuenta que le estaba diciendo que lea un libro pero no le daba ningún consejo práctico. Acá van algunos míos, que no se si están en el libro. Los invito a que sumen sus consejos y vemos que sale. Ahí van:

1. A la mañana, salís con la cámara (en la mano), y te proponés hacer, digamos, 300 fotos. Tenés que volver a tu casa a la noche con 300 fotos. Y a no disparar a tontas y a locas!

2. Elegí una persona para fotografiar (si no la conocés, mejor) y le hacés un retrato. Y otro y otro, y otro. No parás de retratarlo hasta que la persona te diga basta. La condición es no parar.

3. Por un día serás un fotógrafo de una índole totalmente distinta al que sos actualmente. Por ejemplo: serás un fotógrafo niño, o un fotógrafo gato. O un fotógrafo obelisco. O mejor! un fotógrafo ciego!

4. Durante un mes, en el camino al trabajo, elegís un punto al que fotografiarás durante los 30 días, suceda lo que suceda, más o menos a la misma ahora. Al final del mes, harás un libro.  (Inspirado en la película Smoke)

5. Elegir un lugar de la ciudad que tenga alguna historia. Puede ser un bar, el obelisco, un edificio, un parque. Hacer fotos. Luego en casa, lo gugleás para investigar que hubo ahí antes. Si alguien lo fotografió etc. Cuando tengas ese lugar investigado, volvés con otros ojos (inspirado en mi amigo Luis Priamo y en Felipe Romero Beltrán)

Necesitamos por lo menos cinco consejos más para mi amigo,

……………………………………………¿Quién empieza?

Fotos: Sage Sohier