Más verdadero que la realidad

En algún momento tenía que suceder. Esta sección nueva del blog sangra. Los más grandes y queridos maestros de la fotografía, aquellos inalcansables autores de nuestra formación y referentes de generaciones de fotógrafos, son puestos en tela de juicio

 

Hoy le toca el turno al gran W. Eugene Smith. Y con él si, tengo sobradas razones para cuestionarlo. Porque no todo lo que se dice de de él, o no todo lo que él dijo de si mismo es cierto. ¿Qué podría diagnosticar Dr House sobre la personalidad de W. E. Smith?

La foto que encabeza este post es ya el primer cuestionamiento. ¿A quién se le ocurre hacer lo que Smith hizo en esta famosa imagen de la Aldea Española? Acá mi lista entonces:

. Nunca podía cumplir un plazo. Siempre necesitaba más tiempo para fotografiar. Y no digo una semana, o un mes. Con ese mal ejemplo nos hemos malcriado!

. Su obsesión por la verdad no le impedia practicar los trucos más infames para alterar fotos. ¿Qué dirían en el WPP si hoy se presentara una foto suya a concurso?

. ¿Es el suyo un ejemplo para los fotógrafos documentales del mundo actual?

. Aunque él nunca lo negó. El público lector sigue creyendo que sus reportajes más famosos son «espontáneos»

. En su época el LIGHTROOM no existía, pero le pegaba unos roscazos a sus fotos… que ni Pedro Luis!

Tengo más, pero les quiero dejar un poco de espacio a ustedes. ¿Quién empieza?