Mirar al padre

«Habito mi pena, y eso me hace feliz».  Roland Barthes

Si hay algo que le falta a la fotografía es la posibilidad de modificar lo que ha sido. Uno vuelve a ver la foto de su padre, o de su madre, y no hay nada más que la perplejidad del momento capturado.

No hay forma de dar vuelta la copia y mirar a nuestro ser querido por la espalda. Y mucho menos meterse en el monitor para buscar algo más. No hay nada. Pura ilusión óptica.

Barthes lo explicó en su momento y pensé que ya todo estaba dicho. Pero la imaginación, o la necesidad, de un artista es capaz de intentar el salto imposible y volver al presente la imagen de un padre ausente.

Este es el trabajo de la argentina Mariela Sancari, de 38 años, que acaba de ganar el premio Descubrimientos de PhotoEspaña 2014. Mariela nos envuelve en su búsqueda tardía, en su amorosa desesperación. Usa todos los recursos de un documentalista, y el resultado es una obra de arte.

Queridos comentaristas, les pido que suban una foto al blog. Una foto de sus padres. La foto que los recupera del pasado, y los acompaña en el presente, y nos cuentan por qué.  Yo busco la mía y la subo.